•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Gobierno de Costa Rica aseguró hoy que acatará cualquier eventual medida cautelar que la Corte Internacional de Justicia, CIJ, interponga a petición de Nicaragua por supuestos daños ambientales durante la construcción de una carretera.

"Lo que pueda salir de ahí (de la CIJ) Costa Rica está en plena disposición de acatarlo", declaró la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, en una conferencia de prensa, un día antes de que se conozca en La Haya si la Corte dicta medidas cautelares a su país.

Este caso se refiere a una denuncia de Nicaragua por supuestos daños ambientales al río San Juan, de soberanía nicaragüense, durante la construcción de una carretera de lastre en territorio costarricense paralela al afluente.

"Para Costa Rica será motivo de alegría si hay una orden para intensificar la protección ambiental en la zona", expresó Chinchilla en relación con un programa de reforestación que está activo desde junio de 2012 a las orillas del camino en cuestión.

Datos del Gobierno costarricense indican que unos 800 voluntarios de comunidades y escuelas cercanas a la frontera han colaborado en la siembra de unos 48,000 árboles nativos en la zona por donde atraviesa el camino, cuyas obras están paralizadas.

Para Chinchilla, esa vía, llamada Ruta 1856, es "una obra esencial y fundamental para el ejercicio de los derechos soberanos de los costarricenses".

Según el Gobierno, la carretera pretende unir comunidades costarricenses cuya única vía de comunicación era mediante la navegación del río San Juan para lo que estaban sujetos a los permisos del Ejército nicaragüense.

Además, este camino busca llevar a las comunidades fronterizas servicios básicos como electricidad y más seguridad con presencia de autoridades policiales, de acuerdo con la versión oficial.

Costa Rica y Nicaragua comparten una frontera terrestre de 382 kilómetros. Del lado costarricense existen 41 comunidades fronterizas donde habitan unas 10,000 personas.

La presidenta Chinchilla aseguró que la audiencia de mañana en la CIJ es "muy diferente" a una que se realizó en noviembre pasado y en la que los jueces acogieron una petición de Costa Rica para reiterar y ampliar medidas cautelares contra Nicaragua.

La de noviembre "era por los incumplimientos de Nicaragua a las medidas cautelares" dictadas por el tribunal en 2011 y que ordenaban a ambos países a despejar una zona en disputa cercana a la costa del Caribe, llamada por Costa Rica como Isla Portillos y por Nicaragua como Harbour Head, cuya soberanía se disputan.

En noviembre pasado la CIJ reiteró las medidas y ordenó a Nicaragua despejar la zona donde construyó este año dos canales para unir el río San Juan con el Caribe, y le dijo que debía cerrar una zanja que hizo en la playa con ese fin.

La CIJ tramita en un solo expediente la demanda por la carretera interpuesta por Nicaragua en 2011, y otra presentada por Costa Rica contra su vecino en 2010, por una supuesta invasión a su territorio y daños ambientales a un humedal protegido por convenios internacionales en Isla Portillos.