•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Una misión de la Convención Mundial de Humedales (Convención Ramsar) inspeccionará del 10 al 14 de febrero próximo una zona en disputa entre Costa Rica y Nicaragua para verificar la magnitud de los daños ambientales causados allí por una draga nicaragüense al abrir dos canales.

La viceministra costarricense de Ambiente, Ana Lorena Guevara, dijo que esta misión de Ramsar contará con un informe preliminar elaborado por un grupo de técnicos ambientales de Costa Rica que ingresó esta semana a la zona llamada por San José Isla Portillos y por Managua Harborur Head, para realizar una inspección.

Guevara explicó que la visita de los expertos de Ramsar servirá para determinar con precisión el impacto ambiental en el sitio y establecer un plan de trabajo para la restauración del humedal afectado y evitar daños mayores al ecosistema.

La misión de 14 técnicos ambientales costarricenses ingresó a pie al sitio el miércoles y hoy terminó su expedición, luego de que el martes el ejército de Nicaragua le impidió navegar el fronterizo río San Juan, de soberanía nicaragüense, para llegar al lugar, explicó la viceministra.

Guevara aseguró que, como lo ordenó la Corte Internacional de Justicia, CIJ, en medidas cautelares de noviembre pasado, Nicaragua retiró la draga y el personal de la zona y además tapó una zanja que había hecho en la playa que al parecer buscaba unir el mar Caribe con uno de los caños.

Sin embargo, comentó que la hipótesis preliminar indica que los dos canales abiertos este año por la draga nicaragüense difícilmente podrán ser restaurados a mano, por lo que se necesitará maquinaria que solo podría llegar al lugar por el río San Juan.

Esta posibilidad será una de las situaciones que analizarán los expertos de la Convención Ramsar durante su expedición al lugar.

"Es la primera vez que se llega y se verifica el impacto porque antes solo teníamos fotografías satelitales. Se cumplió el objetivo de realizar una primera inspección y ahora viene establecer un plan con Ramsar para evitar un daño irreparable", dijo Guevara.

Este caso es tramitado por la CIJ desde finales del 2010 cuando Costa Rica demandó a su vecino por invadir su territorio en Isla Portillos y abrir un caño para unir el río San Juan con el mar Caribe, lo que habría causado daños ambientales a un humedal protegido por la Convención Ramsar.

 

Lea también: Interés de ticos en Harbour Head es “codicia” marítima