•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, celebró la decisión de la Corte Internacional de Justicia que rechazó hoy las medidas cautelares exigidas por Nicaragua contra su país por presuntos daños ambientales a causa de la construcción de una carretera paralela al río San Juan.

“¡Felicidades Costa Rica! Una vez más se nos hizo justicia”, dijo la mandataria a través de sus cuentas en las redes sociales de Facebook y Twitter.

En un comunicado que hizo circular en ambas redes, Chinchilla aseguró que el fallo del tribunal de La Haya “declara victoria jurídica para Costa Rica”.

Agregó que la construcción de la carretera “procura facilitar la comunicación de comunidades y el transporte seguro a escuelas, a servicios de salud, llevar seguridad y en general, facilitar el acceso a servicios básicos para los habitantes de las localidades fronterizas.”

Asimismo, la mandataria recalcó que “la construcción de la Ruta 1856 seguirá siendo una prioridad para esta Administración. Confío en que, indistintamente de a quién le favorezcan los resultados electorales, exista el compromiso de continuar con estas obras”.

Managua pidió medidas cautelares a la CIJ aduciendo que esas obras provocaron severos daños ambientales al río San Juan y San José debía haberle consultado antes de emprenderlas, por lo cual solicitó a la Corte que conminara a las autoridades costarricenses a frenar su avance, pero La Haya desestimó esa demanda.

“Una victoria”

En tanto el canciller costarricense, Enrique Castillo, dijo a los periodistas costarricenses en una vídeo conferencia desde Panamá, que la resolución de la corte es "una victoria" para Costa Rica y que supone que el "camino para ganar el juicio está allanado".

Castillo afirmó que con el pronunciamiento de la CIJ Costa Rica tiene un "panorama halagüeño", porque Nicaragua "no demostró que hubiera daños ambientales y no lo va a poder probar después".

Los jueces de la CIJ, con sede en La Haya, consideraron que Nicaragua "no demostró la urgencia" de las medidas cautelares solicitadas, en las que se pedía, entre otras cosas, la presentación por parte de Costa Rica de un estudio de efectos medioambientales de las obras y la toma de medidas para reducir o eliminar los efectos de la erosión sobre el río.