•  |
  •  |
  • END

Por un pedazo de madera recibió un balazo que lo dejó parapléjico, y seis meses después su cuerpo no soportó y falleció sin que hasta el momento la Policía de Jinotepe tenga a nadie tras las rejas, a pesar de que la persona autora del crimen está identificada y en su casa.

Eso nos dijo en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, la señora Simona del Carmen Arteaga, hermana del hoy occiso Luis Rafael Arteaga, quien el 29 de marzo de este año fue alcanzado por un proyectil, en la parte alta de su columna.

Después de los hechos, la víctima narró a su hermana que él se metió a la finca San Francisco en busca de leña, y que un celador le seguía con un arma. Fue entonces que supuestamente la señora Dora Bertha Zamora, viuda del comisionado Francisco Cuadra, apareció con otra arma y le exigió a Arteaga que soltara la madera que tenía en las manos y que se fuera. Éste aseguró que la soltó, se dio la vuelta tratando de irse y escuchó el disparo. El plomo se alojó en su columna, dejándolo parapléjico.

Posteriormente el trabajador de Francisco Antonio González y su patrona se presentaron a la estación policial con el arma, alegando que él se haría responsable de lo que pasara, pero nunca se detuvo a nadie y hasta el momento no se señala a un culpable.

Durante todo ese tiempo, Luis sufrió en una cama, y su postración se hizo insoportable por las llagas que le salieron, complicándole su salud. El día de la audiencia en el juzgado de Jinotepe, Luis se desmayó, por lo cual el juez reprogramó la comparecencia. Sin embargo, la víctima falleció tres días antes de la nueva audiencia.

“La Policía es la encargada de perseguir y aclarar los hechos. Así también que la Fiscalía y el juez hagan justicia”, exige la señora Arteaga, quien cree que no han actuado contra Zamora por ser viuda de un comisionado.

Fátima Navas, abogada del Cenidh, comentó que este organismo de derechos humanos dará acompañamiento a la señora Arteaga, para velar por que se cumpla con el debido proceso y se castigue a la persona culpable.

“Lo que antes eran lesiones ahora se convirtió en homicidio y esperamos que las autoridades jueguen su papel de manera imparcial y este caso no quede en la impunidad. Por otra parte, es evidente la retardación de justicia y la falta de beligerancia de las autoridades por resolver el caso”, expresó la licenciada Navas.