Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El canciller de Nicaragua, Samuel Santos, informó ayer de reuniones bilaterales con Honduras para delimitar las fronteras marítimas en el Mar Caribe tras el fallo de la Corte de Justicia de La Haya, así como una serie de temas relativos a la integración centroamericana y planes de pesca conjunta con los pescadores del vecino del norte.

En conferencia de prensa en la sede de la Cancillería, Santos informó que sostuvo un encuentro con su colega hondureño Ángel Edmundo Orellana, para avanzar en la ordenanza internacional que La Haya dictó en octubre pasado, cuando mandó a los dos países precisar sus fronteras en base a las directrices de una línea definida por los expertos de la Corte Internacional de Justicia.

Para tal fin, el canciller hondureño nombró como miembro de la comisión por su país al embajador Roberto Arita Quiñónez, asesor coordinador de la Oficina Especial de Soberanía y Santos nombró al embajador Carlos Argüello Gómez, agente de Nicaragua en el juicio.

Los nombrados funcionarios diplomáticos deberán presentar en diciembre próximo un plan de trabajo sobre el tema. Ese esas fechas el presidente Daniel Ortega asumirá la presidente pro témpore del Sistema de Integración Centroamericano (SICA), que actualmente ostenta el mandatario Manuel Zelaya de Honduras, en un acto a realizarse en la XXXIII Reunión Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de Integración Centroamericana, en Ruinas de Copán, Honduras.

Santos dijo que en la reunión a inicios de semana con su similar hondureño, también acordaron coordinar la continuidad temática de los trabajos del SICA y, en un comunicado conjunto firmado el martes en Tegucigalpa, decidieron reactivar una comisión permanente bilateral que abordará “temas de interés común para ambas naciones”.

Entre esos temas, dijo Santos, figura un acuerdo de explotación comercial conjunta de la pesca en la zona fronteriza en el Mar Caribe, mediante mecanismos coordinados y vigilancia para asegurar la explotación racional de los recursos marinos de la zona.

“En cuanto a la pesca, tanto Honduras como nuestros pescadores tenemos una situación indefinida en la Costa Caribe. Lo importante es que debe dársele un marco regulatorio muy definido, que proteja de manera clarísima el medio ambiente de esa región del Caribe”, señaló.