•   Waspam, RAAN y RAAS  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un menor de cuatro años identificado como Wilmer Demetrio Castro es la quinta víctima de las lluvias que azotan el Caribe nicaragüense en las últimas horas, informaron a El Nuevo Diario fuentes oficiales.

Las lluvias en el Caribe Norte han dejado grandes afectaciones: la corriente desbordada del río Wawa Boom arrasó con 21 casas en la comunidad indígena de Awastingni, jurisdicción del municipio de Waspam, y ahí también se reporta la muerte del menor, quien pereció al volcarse el bote donde su familia buscaba cómo autoevacuarse.

El delegado del Ministerio de Gobernación, Marvin Sánchez, quien además es el ejecutivo del Comité Departamental de Prevención y Mitigación de Desastres, Comupred, dijo que la información preliminar obtenida vía radiocomunicación con los líderes de la comunidad de Awastingni, indica grandes daños, pero no han podido asistirlos porque en Waspam falta el combustible.

Sánchez explicó que ya tienen combustible y víveres para trasladarlos de Puerto Cabezas a Waspam, “pero ahora estamos coordinando con el Ejército para trasladarlo a la zona”.

El enfermero en la zona de Awastingni, Manacio Pedro, dijo por radio que la corriente arrasó con todo a su paso, y varias familias no tienen qué comer: “15 familias están perdidas al otro lado del río, sin nada”, señaló.

Según el enfermero, hay un total de 150 personas en los albergues, sin embargo, las otras 15 familias no han podido salir, por lo que urgió de un rescate de las autoridades, “Hemos llamado a las autoridades de la alcaldía, del gobierno regional, pero aún no ha llegado nadie”, comentó.

Problemas a la vía

Alberto González, delegado del Ministerio de Transporte e Infraestructura en la RAAN, informó a El Nuevo Diario que desde ayer el paso hacia Puerto Cabezas está cerrado, ya que se desbordó el Wawa Boom, por lo que para no exponer la vida de los transportistas y de los pasajeros, el ferry que cruza los vehículos de un extremo a otro está paralizado hasta que el río vuelva a su cauce normal.

En el Caribe Sur, luego del temporal, la persistencia de las lluvias el fin de semana en los municipios litorales de la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS, puede ocasionar pérdidas en la siembra de granos básicos --frijol y maíz--, debido a la acumulación de agua en las raíces de las plantas, dijo el delegado del Magfor en la región, Noel Abella.

“Hasta ahora no se han reportado pérdidas en los cultivos, pero una comisión integrada por la alcaldía, el INTA, la Defensa Civil y el Magfor, se encuentra entre la zona de Kukra Hill y El Rama, para conocer si existen daños”, dijo Abella.

Cosecharán frijol negro

Las  lluvias de estos primeros 15 días no han afectado la siembra de apante, pero si llueve como en estos dos últimos días, puede mermar la cosecha, sobre todo en zonas de Kukra Hill, donde  nos reportan inundación en La Fonseca, y la subida del agua a los cultivos, pero bajó por la tarde, señala Abella.

En la RAAS se cosecha el frijol rojo --“inta rojo”--, que es una especie mejorada y resistente, que este año espera una producción de 600,000 quintales en 46,000 manzanas; también cosechar 32,000 manzanas de maíz y 22,000 de arroz, una mejor producción en comparación con el año pasado.

 

Familia perece

El domingo 15 de diciembre una familia de cuatro personas pereció ahogada, mientras cruzaba en un bote el río Siquia, en la periferia de Ciudad Rama, y hasta ayer martes los socorristas solo habían encontrado los cuerpos de Natividad Sándigo Aguilar, de 25 años, y de Sara Yamileth Pérez Salinas, de 17, padres de Jairo Joel Sándigo Pérez, de dos años, y de Greydin Sándigo Pérez, de seis meses, cuyos cuerpos aún no han sido rescatados.

 

Lluvias persisten

La persistencia de una vaguada prefrontal que afecta las dos regiones autónomas del Caribe nicaragüense, hará que continúen las lluvias de moderada intensidad, señala el comunicado diario del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter.

De acuerdo con el informe, seguirán las lluvias dispersas tanto en el día como en la noche, lo que reducirá la visibilidad a tres millas, y los vientos tendrán dirección norte-noreste con velocidad hasta de 20 kph, y rachas que alcanzarán los treinta kilómetros.