•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En los últimos cinco años, la organización Techo ha sabido aprovechar el entusiasmo de miles de jóvenes nicaragüenses que quieren un país mejor. Hoy que analizan el trabajo realizado desde el 19 de diciembre de 2008, celebran con gran satisfacción la construcción de casas de emergencia a 1,342 familias, y el aporte para el empoderamiento de al menos cinco comunidades.

Nicaragua fue el país número 14 al que llegó Techo, pero no pasó mucho tiempo para que jóvenes de secundaria y de la universidad se unieran como voluntarios al trabajo de esta organización, que nació en Chile en 1997 y está presente en 19 países de Latinoamérica y del Caribe.

“El trabajo en las comunidades junto con las familias ha sido una gran experiencia, Nicaragua es un buen ejemplo de cómo se puede trabajar de forma articulada”, señaló Matías Miguens, director de Comunicación de Techo-Nicaragua.

Techo-Nicaragua trabaja en 38 comunidades de 10 departamentos, y en la Región Autónoma Atlántico Norte, RAAN, y hasta el pasado 13 de diciembre había construido 1,281 casas de emergencia para igual número de familias, pero en los últimos seis días construyeron 61 en León y Chinandega, según Miguens.

La construcción de estas viviendas conlleva un trabajo de planificación y de diagnóstico que inicia tres meses antes de comenzar con la obra, por lo que en todos estos años de trabajo se han movilizado alrededor de 12,500 voluntarios, indicó por su parte María Eugenia Mayorga, subdirectora de Formación y Voluntariado de Techo-Nicaragua.

Empoderamiento de comunidades

Pero el trabajo de esta organización no termina con la construcción de una casa de madera de 18 metros cuadrados. “Al final, lo que buscamos es tener un vínculo con la comunidad, formar una mesa de trabajo donde se reúnen voluntarios, y líderes y pobladores de la comunidad para hacer un diagnóstico donde se ven las principales necesidades y se les buscan soluciones”, aseguró Mayorga.

Y es que, desde hace un año, Techo-Nicaragua desarrolla en cinco comunidades de Managua la labor que llaman “habilitación social”, la cual consiste en promover y en apoyar proyectos de educación, salud, fomento productivo e infraestructura comunitaria, así como en llevar a cabo talleres de aprendizaje popular.

“Este 2013 fue nuestro año de habilitación social, porque encontramos un potencial enorme en las comunidades que están con muchas ganas de trabajar y organizadas, y los diferentes proyectos que hemos hecho se han realizado muy bien”, afirmó Miguens.

El director de Comunicación de Techo-Nicaragua explicó que los pobladores tienen que presentar los proyectos con todos sus detalles de preparación y de ejecución, por lo que consideró que de esa manera estimulan el trabajo en equipo, e incluso los preparan para que en un futuro se postulen a financiamiento con fondos extranjeros.

 

De cara a 2014

Los retos para el próximo año están en tres vías: aumentar el número de voluntarios, captar a más donantes y construir 350 viviendas de emergencia, señalaron los representantes de Techo-Nicaragua, María Eugenia Mayorga y Matías Miguens.

Miguens apuntó que casi el 75% de sus ingresos vienen del aporte que hacen empresas privadas nacionales y extranjeras y, el resto, de las recolectas y de donaciones de personas particulares, pero que quieren explotar esta última forma, poniendo a disposición la posibilidad de donar cada mes C$125, desde una tarjeta de crédito o débito.

En tanto, Mayorga afirmó que esperan contar con más voluntarios fijos, ya que hasta el momento tienen 100. “Queremos que encuentren a Techo como un espacio profesional donde puedan desarrollarse en Comunicación, Derecho o Ingeniería; aspiramos a 200 voluntarios permanentes, para crecer como institución, formar más mesas de trabajo y construir más viviendas”, dijo.