elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La titular del Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos, Cenidh, Vilma Núñez, anunció hoy que estudian denunciar la desaparición de cuatro miembros de la Fuerza Naval de Nicaragua ante el grupo de trabajo sobre desapariciones forzosas de la ONU.

"Nosotros ya los estamos dando por desaparecidos y si el Ejército (de Nicaragua) no reacciona, nosotros vamos a recurrir ante el grupo de trabajo sobre desapariciones forzadas de Naciones Unidas", afirmó a periodistas la activista de derechos humanos.

Cuatro militares nicaragüenses fueron dados por desaparecidos desde hace dos semanas mientras patrullaban una zona en el mar Caribe que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) reconoció a Nicaragua tras un juicio de 11 años con Colombia, de acuerdo con las autoridades.

Los militares desaparecidos zarparon el 3 de diciembre pasado en la lancha número 069 de la Fuerza Naval, junto con el barco guardacostas "José Santos Zelaya" y la embarcación perdió contacto tres días después, de acuerdo con la información oficial.

Núñez dijo que, después que su organismo recibió una denuncia de los familiares de los militares desaparecidos, envió una carta al jefe del Ejército nicaragüense, general Julio César Avilés, "en la que le exijo esclarezca la situación y diga lo que pasó".

Según la titular del Cenidh, el Ejército expone a los soldados de menor rango a patrullar esas aguas en embarcaciones que no prestan condiciones, bajo mucho riesgo y "prácticamente los lanzan a la muerte".

"La forma en como ponen a trabajar a estas personas constituye el delito de exposición de personas al peligro", valoró.

Consideró que el Ejército está tratando el asunto "de una manera inhumana" porque no informan a los familiares sobre la situación de los marineros desaparecidos.

"Esto constituye una tortura psicológica a los familiares", anotó Núñez, para quien el Ejército guarda silencio sobre ese caso porque "están encubriendo su responsabilidad y ese delito de exponer personas al peligro".

La semana pasada la institución castrense informó de que medios navales y aéreos de Nicaragua, Honduras, Estados Unidos y Colombia se mantienen en la búsqueda de los marineros.

Ese naufragio ocurrió a 26 millas náuticas al noroeste del cayo Quitasueño y a 84 millas náuticas de Cayos Miskitos.

Esa zona forma parte de un área que Managua calcula en más de 90.000 kilómetros cuadrados y Bogotá en 75.000 kilómetros cuadrados, que la CIJ definió, en noviembre de 2012, pertenecía a Nicaragua y no a Colombia, que la mantuvo bajo su dominio por 84 años.