Tania Sirias
  •  |
  •  |
  • END

Todavía no existe un convenio binacional entre Costa Rica y Nicaragua para la contratación de diez mil trabajadores de la construcción, afirmó Martha Cranshaw, representante de la Red de Migrantes de Nicaragua. Explicó que lo único que hay es una propuesta de parte de la Cámara de la Construcción del vecino país, pero los ministros del Trabajo de ambas naciones no han firmado ningún contrato.

“Hemos visto a muchos trabajadores haciendo largas filas en la Central Sandinista de Trabajadores, y al dirigente sindical Luis Barbosa reclutando personal, pero no hay nada concreto, sólo es una propuesta”, dijo Cranshaw.

La representante de la Red de Migrantes espera que se dé la reunión binacional entre la titular del Mitrab, Janeth Chávez y su homólogo Jimmy Ruiz, para que los albañiles, armadores y demás trabajadores de la construcción puedan gozar de las prestaciones sociales, pero sobre todo de un estatus legal en Costa Rica.

Heidi González, del Servicio Jesuita para las Migraciones, agregó que la Cámara de Construcción de Costa Rica no ha presentado una solicitud formal al Mitrab. “En un primer momento se habló de 40 mil trabajadores, ahora han bajado el número a diez mil que tendrían que salir a mediados de diciembre, pero todavía no se sabe nada”, expresó.

España e Italia, nuevos destinos

González comentó que el fenómeno de las migraciones es un tema muy sensible en nuestro país, ya que uno de cada cinco jóvenes ha salido del país en los últimos tres años. Los destinos siguen siendo Costa Rica, Honduras, Guatemala y Estados Unidos.

Afirmó que en los dos últimos años ha aumentado el número de migrantes hacia El Salvador, producto de las leyes migratorias de Costa Rica, lo que ha provocado disminución de la fuerza laboral en el país tico.

La representante del Servicio Jesuita para las Migraciones lamentó que más jóvenes afirman que si tienen una oportunidad para irse del país lo hacen. La mayoría afirmaron que no existen opciones de empleo y un salario digno para vivir, y por eso ahora están emigrando a otros destinos como España e Italia.

“El mayor número de centroamericanos en España son hondureños, y en menor medida nicaragüenses, aunque se está perfilando como un nuevo destino. Esto se debe a los estrictos controles migratorios de Estados Unidos y Costa Rica para evitar el flujo de migrantes”, explicó González.

Cranshaw comentó que algo muy particular de los que emigran a España, es que son jóvenes altamente calificados. La mayoría son profesionales recién graduados, algunos han realizado maestrías en Europa, y deciden radicar allá. “Incluso hemos encontrado jóvenes expertos en la crianza de caballos, y domésticas con experiencia en la hotelería que viajan por mejorar su nivel de vida.

Ambas entrevistadas coincidieron en que el principal responsable de las migraciones es el Estado, pues no presenta opciones para los jóvenes como es el derecho a una vivienda, salud, educación y salario digno.