Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

Menos recursos para medicina y una reducción en la inversión en mejoras de hospitales y escuelas es lo que contiene el Presupuesto General de la República de 2008, según un análisis elaborado por el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, situación que contradice lo que pregona el gobierno de Daniel Ortega en cuanto a que están ofreciendo más salud y educación a la población.

El Presupuesto también incluye una serie de partidas para gastos en pobreza, pero repartidas en diferentes instituciones que no tienen nada que ver con esta área, lo que supone que los recursos serán distribuidos de manera discrecional.

Asimismo, en algunas instituciones se incluye el gasto corriente (salario principalmente) dentro del gasto para reducción de pobreza.

De acuerdo con el análisis de especialistas del Ieepp, el monto para el Ministerio de Salud sube en el Presupuesto de la República de 2008 de 79.3 a 88 millones de córdobas, pero en lo que se refiere a la partida para gasto de capital (inversiones), bajó de 20.7 a 12 millones de córdobas.

Asimismo, el gasto per cápita en medicinas se reduce en 0.38 centavos de dólar, es decir, que se gastarán 38 centavos de dólar menos en cada persona que reciba medicamentos.

Contradicción evidente

El gasto por persona en medicinas se redujo de 4.63 a 4.25 dólares, según el análisis.

Claudia García, oficial de proyecto del Ieepp, dijo que esta reducción en el gasto de medicinas y las inversiones en salud se contradice con la propuesta del gobierno de incrementar la cantidad de consultas médicas.

En el caso de Educación, García afirmó que aunque el presupuesto para esta institución aparenta un aumento, al igual que en Salud, el gasto de capital también se reduce, en este caso en 33.2 por ciento, lo que significa que no habrá construcción de nuevas escuelas al nivel que se esperaba.

Javier Meléndez, Director Ejecutivo del Instituto, dijo que el gobierno prevé la contratación de miles de maestros, pero ante la reducción del monto del gasto de capital, pareciera que quieren validar la educación de los niños bajo carpas.

En este Ministerio también se refleja una disminución del gasto per cápita para preescolar y primaria, a la vez que incluye un aumento para secundaria y educación de adultos.

Manipulan gasto en pobreza

Dayra Valle, investigadora del Ieepp, explicó que en el análisis que elaboraron se determinó que la definición de gasto en pobreza se manipula fácilmente, ya que a muchas instituciones que nada tienen que ver con ello se asignaron recursos para ayudar a los pobres.

Entre éstas, la Presidencia, el Ministerio de Defensa, el Ministerio de Defensa, el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, entre otros.

Valle señaló que incluso algunas instituciones, como el Marena, clasifican todo su presupuesto como gasto en pobreza, incluyendo el gasto corriente, que incluye los salarios de los funcionarios del Ministerio.

Meléndez dijo que este gobierno es el que más gasto en pobreza ha asignado en los últimos tiempos, pero asombra que hasta la Corte Suprema de Justicia y el Ministerio de Defensa aparezcan con gastos en pobreza.

Añadió que la Presidencia tiene mucho gasto en pobreza, a pesar de que existen ministerios que deberían ejecutar los proyectos específicos, lo que podría significar que tratan de fortalecer la clientela y plataforma política.

“Cuando vos trasladás cada vez más gasto social a la Presidencia, en cualquier gobierno del mundo es para fortalecer tus intereses de plataforma política y partidaria”, subrayó.

Dayra dijo que el gasto en pobreza de la Presidencia está destinado a Defensa de la Niñez, una partida que debería pasar a ser administrada por el Ministerio de la Familia o Educación.

La subejecución presupuestaria

La investigación del Ieepp también señaló lo que varios economistas han mencionado, como es el bajo nivel de ejecución presupuestaria de las instituciones del gobierno, sobresaliendo algunos entes como el Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, que sólo el 38 por ciento ejecutó al 30 de septiembre.

Otros como el Ministerio de Salud y el de Educación, apenas llegaron al 40.5 por ciento y al 48.2 por ciento al 30 de septiembre, lo que significa menos de la mitad a dos meses de concluir el año.

Sin embargo, señalaron la intención del MTI de solicitar casi el doble del presupuesto que le están asignando en 2008, mientras es una de las instituciones con más bajo nivel de ejecución presupuestaria.