•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los mercados de Managua acumulan una deuda de C$108.45 millones a la empresa TSK Melfosur, antes Unión Fenosa, por el servicio de energía eléctrica.

De acuerdo con los registros oficiales, el 62% de la cuenta por pagar corresponde al mercado Oriental, donde la distribuidora tiene registrados 10,273 clientes.

Fuentes de la empresa informaron a El Nuevo Diario que en el Oriental, además, existen unos 2,000 comerciantes sin contrato, a los que se suman 2,830 que, pese a que tienen relación formal, no pagan por el servicio; en los otros mercados la cifra de “no pagos” asciende a 500 clientes.

Entre los principales impedimentos que tiene la empresa para contrarrestar la ilegalidad y el “no pago” en el mercado Oriental están el desorden urbanístico y el crecimiento no planificado del área comercial, expresó la fuente autorizada, tras agregar que esa situación incrementa la inseguridad y dificulta el mantenimiento de las redes.

“En Managua, el mayor problema lo tenemos en el mercado Oriental; aquí ya se han normalizado unos ocho sectores, incluyendo la zona que se quemó en el año 2008. El principal problema es el desorden que hay a lo interno, pues dificulta la circulación”, indicó la fuente.

Añadió que para avanzar en el ordenamiento mantienen coordinaciones con todas las asociaciones de comerciantes, con representantes de la Corporación Municipal de Mercados de Managua, Commema, y con administradores de las zonas comerciales.

Sobre ese punto, Augusto Rivera, gerente general de Commema en el mercado Oriental, confirmó que se están instalando los llamados “cables antirrobo”, que vienen revestidos de una gruesa capa de hule negro que está diseñada para evitar los fraudes energéticos.

“Esto además sirve para evitar los grandes incendios, así legalizamos a las personas y damos más seguridad a sus tramos; hay toda una campaña para que se legalicen poco a poco”, enfatizó.

El Gancho de Caminos a normalización

Según la fuente, en este momento tienen avanzadas las negociaciones para lograr la normalización del servicio de energía en el sector del Gancho de Caminos hacia el norte.

La fuente señaló que en el mercado Oriental existen bandas o grupos de personas que se dedican a conectar ilegalmente a los comerciantes y a cobrar semanalmente el derecho a conectarse a las redes que ellos instalan; a estas personas también se les denunciará por fraude energético, advirtió.

“Por la dimensión del mercado, el desorden mismo y la dificultad para la circulación, incluso la participación de los mismos comerciantes, se hace fácil sustraer energía eléctrica desde distintos puntos del perímetro del mercado; nos enfrentamos con la dificultad de controlar estas conexiones”, reconoció la fuente.

Cobran y vigilan a los ilegales

La fuente manifestó que como el mayor problema en los mercados de Managua es “el no pago”, la empresa de energía contrató los servicios de gestores de cobro tramo a tramo que tienen la función de establecer un acercamiento con los comerciantes.

Explicó que en el caso del mercador Oriental, crearon la figura de “administradores comerciales”, quienes, además de la comisión por el cobro, reciben un pago extra por vigilar las conexiones ilegales.

US$2.5 millones invertidos

La empresa distribuidora de energía informó a El Nuevo Diario que desde 2008 a la fecha han invertido US$2.5 millones en la normalización de los mercados, lo que equivale a US$200 por cliente.

Reportan trabajos en los mercados capitalinos como el “Israel Lewites”, el de Mayoreo, el “Iván Montenegro”, “Roberto Huembes”, el de Ciudad Sandino y el Oriental; además de los mercados de Granada, Masaya, Jinotega, León, Matagalpa, Tipitapa, San Benito y Rivas.

Reveló que entre las medidas implementadas está la instalación de una paleta metálica en los postes de luz, donde se soportan los medidores en grupos de 8, 12 y 16 suministros (bastidores).

Segú la explicación, esa es la forma más adecuada para brindar un servicio con seguridad y calidad, ya que además pueden controlar la energía que se entrega en el mercado y evitar las conexiones irregulares que, señalan, son las que provocan quemas y cortocircuitos.

“Todo lo que tiene que ver con la instalación eléctrica necesaria para llevar el suministro de energía hasta los clientes es responsabilidad de la distribuidora, siempre que hayan condiciones para hacerlo y que el sistema de distribución a instalar sea el que se reconoce en el marco regulatorio actual”, comunicó la fuente.

Aclaró que el mantenimiento a la red de cables se realiza de forma permanente, y tienen un programa semanal de visita, pero “lo que corresponde a las instalaciones internas es responsabilidad de la administración de cada mercado”.

Ilegales a la cárcel

Los comerciantes que se resistan a la legalización del servicio de energía se enfrentarán a las sanciones aprobadas en el paquete de reformas energéticas. Según la reforma al artículo 236 del Código Penal, quien sustraiga ilegalmente energía eléctrica puede enfrentar penas de uno a tres años de cárcel.

León y Chinandega en alto riesgo

Según la empresa a cargo de la distribución energética, además del Oriental, los mercados de Chinandega y León encabezan la lista de centros de compras “con alto índice de peligrosidad” debido a las conexiones ilegales. “Sobre esto hemos hablado ya con los alcaldes de esos municipios”, agregó la empresa.

Por otro lado también informa que han desarrollado procesos de normalización del servicio en casi todos los centros de compras de Managua y en algunos del interior del país como Granada, Masaya, Jinotega, León, Matagalpa, Tipita, San Benito y Rivas.

“Cabe recordar que contamos con el número de emergencias 125; para atención comercial, reclamos, nuevos suministros, pago de facturas contamos con una Unidad de Gestión Comercial exclusiva para los comerciantes”, precisa la comunicación oficial.