•   RAAN, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Toda una odisea viven transportistas y viajeros en las vías del Caribe Norte, donde desde hace una semana varios camiones de carga pesada se encuentran varados en el sector de Unikuás, en la vía Río Blanco-Mulukukú, la cual conecta a toda la región con el resto del país.

En Unikuás, “los buses de transporte colectivo pasan horas pegados y la gente cruza a pie, con el lodo hasta las rodillas”, relató Osmar García, uno de los pasajeros que tardaron 16 horas en recorrer los 338 kilómetros que hay entre Managua y Siuna, viaje que habitualmente les toma no más de ocho horas.

Yassir Carter, conductor de la ruta Siuna-Mangua, explicó que el pegadero que se encuentra en Unikuás es la principal causa del retraso.

C$800 por cruzar

El camionero Silvio Valdivia, transportista y comerciante de Rosita, relató que para pasar contratan a comunitarios que con sus bestias transportan carga, e incluso entre todos ayudan a sacar los vehículos de los lodazales, “pero el cruce te cuesta hasta C$800”.

José Manzanares, presidente de la Cooperativa de Servicios Múltiples de la Costa Caribe, Pinares, dijo que todos los corredores de la zona están en mal estado.

En la vía Río Blanco-Mulukukú, hay cinco pegaderos que dificultan el tráfico, principalmente de los vehículos de carga, sin embargo, hay otros 10 puntos críticos en ese mismo corredor, puntualizó

Tránsito a paso lento

Transportistas de la zona reportan que entre Siuna y Puerto Cabezas la vía permite el desplazamiento vehicular, pero debido a los baches no es posible avanzar a más de 20 kilómetros por hora.

Alberto González, Delegado del Ministerio de Transporte e Infraestructura, en el Caribe Norte, aseguró que ya se envió un equipo para atender el problema en la zona afectada.

“Estamos comenzado por los puntos donde se están reportando los problemas, por lo que esperamos que esa situación se pueda mejorar en los próximos días”, dijo el funcionario.