•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los combustibles que al cierre de esta semana experimentarán un incremento de hasta C$0.39 por litro, como consecuencia de los movimientos en los precios del petróleo a nivel internacional, continúan marcando una tendencia alcista en este inicio de año, informaron fuentes del sector.

El litro de gasolina súper que esta semana se cotiza en C$32.75 tendrá un aumento de C$0.39, efecto que se sentirá en el bolsillo de los nicaragüenses, cuando las pizarras reflejen que el nuevo precio será de C$33.14 a partir de este fin de semana.

Lo anterior significa que los consumidores tendrán que pagar un ajuste C$1.53 por cada galón que compren, pues pasará de C$123.9 a C$125.43, precisó la fuente.

Gasolina regular

La gasolina regular también tendrá un ajuste de C$0.04 como consecuencia de los vaivenes en el mercado internacional.

Este combustible que hasta este sábado costará C$30.78 por litro, pasará a costar C$30.82 con el ajuste anunciado por las compañías petroleras.

Aunque el incremento es mínimo, el ajuste también tendrá su efecto en cada galón que el consumidor compre en las estaciones de servicio, pues tendrá que pagar C$0.15 más, según la fuente.

A partir de este domingo, el galón de gasolina regular pasará de C$116.50 a C$116.65.

Se estima que el parque vehicular en el país es de 600,000 automóviles, según cifras de la Policía Nacional.

En 2012, según el Instituto Nicaragüense de Energía, hubo un consumo total de 645,709 galones de gasolina regular, de 1,399,724 de gasolina súper y de 3,565,815 de diesel.

El diesel

Un combustible de gran demanda entre el sector transporte es el diesel, y este fin de semana tendrá un incremento de C$0.15.

Lo anterior significa que las pizarras sustituirán el precio de C$29.58 por C$29.73 en la compra de cada litro.

El ajuste por galón será de C$0.56, cuando las gasolineras asuman que el costo de este hidrocarburo pasará de C$111.96 a C$112.52.

 

Combusitibles evaporan carteras

Alto costo de los combustibles ahoga a empresas