•  |
  •  |
  • END

Por primera vez en Managua apareció un vice alcalde que dejó de ser una figura decorativa. En todas las administraciones anteriores, el segundo de la fórmula electa se dedicaba si acaso a los asuntos deportivos y culturales, a llevar un perfil bajo, sin ninguna incidencia en la administración de la comuna. Todo eso terminó cuando Felipe Neri Leiva Orochena asumió el cargo en medio de una terrible presión desde la Secretaría-Presidencia.

Hace casi un año, 12 concejales lo eligieron vicealcalde, superando a su contrincante Edgardo Cuarezma, quien solo obtuvo 6 votos. Hoy, el doctor Leiva Orochena cumple funciones administrativas orientadas por el edil capitalino, ingeniero Dionisio Marenco.

En su despacho hay un cuadro con la imagen del general Augusto C. Sandino, abajo, en una mesa, una Biblia abierta. Al extremo izquierdo las banderas de Nicaragua y de la Alcaldía de Managua y al extremo derecho el escudo de Nicaragua.

El “Número 2” de la comuna nació en Managua, en el antiguo Hospital El Retiro. Hijo de Fanor Leiva Cornejo y Miriam Orochena Alvarez. Se educó en diferentes colegios de primaria, entre ellos la República Argentina y el Salvadorita.

La secundaria la hizo en el Ramírez Goyena, “donde me integré a la lucha revolucionaria; ahí fui tomando conciencia lo que significaba para los jóvenes la dictadura somocista, porque en aquel entonces era un delito ser joven”.

Al ser derrocada la dictadura de Anastasio Somoza, Felipe se integra a las labores revolucionarias, iniciándose en la campaña de alfabetización. Le tocó ser fundador de la Juventud Sandinista. Todavía no se había bachillerado, porque al regresar de alfabetizar se integró nuevamente al Goyena. “Saboreó” lo que fueron los cortes de café, algodón, las milicias, los batallones de reserva
Leiva Orochena es primo del héroe sandinista Cristian Pérez Leiva.

En 1984 se fue al servicio militar en el contingente “Julio Buitrago” y se entrenó en escuelas militares de Mulukukú y Apanás. Leiva Orochena llegó a la Universidad Centroamericana (UCA) a cursar la carrera de derecho en 1987. Terminó lo estudios después de 1990, cuando el FSLN perdió las elecciones ese año. En 1993 se graduó de abogado y comenzó a ejercer la carrera hasta 2005, año en que resulta electo como concejal de Managua.


Experiencia como comerciante
Después que su partido pierde las elecciones ante doña Violeta Chamorro, se metió a trabajar en el comercio, sin abandonar sus estudios en la universidad.

Participó en las luchas callejeras que se le hicieron a doña Violeta –en el 90- en las inmediaciones del colegio Maestro Gabriel y la colonia Tenderí. Reconoce que esto fue la reacción del golpe sentimental que muchos recibieron cuando el FSLN perdió las elecciones ese año.

“No aceptábamos que perdiéramos una revolución a través de un voto, porque la habíamos defendido y nos habíamos ganado el derecho con las armas, volándonos balas con lo que hoy se conoce como la Resistencia”, justifica el vicealcalde, quien hace dos años atrás participó en la formación del Movimiento de Cumplidores de la Paz, así como en la conformación del Movimiento Sandinista Generación 80, de donde también es directivo.

¿Cómo comenzó a ganar espacios?
En 2004 participa en el proceso abierto por el FSLN para postularse como concejal de Managua, logrando ganar una curul en 2005.

Pero el destino le tenía preparado establecer un precedente en la historia municipal de Managua, porque Neri es el primer vicealcalde que rompe los esquemas de sus antecesores, que solamente se dedicaban, si acaso, a atender la parte cultural y deportiva de la Alcaldía de Managua.

“Esto ha provocado un cambio en vida personal y familiar, porque ha sido esto un mayor compromiso con los managuas.

“En el FSLN voy a seguir tratando de que las cosas malas se vayan superando y mejorando, de tal manera que lo importante en esto es desarrollar una labor en beneficio de los managuas; el Frente Sandinista es un partido comprometido con los pobres y los sectores sociales del país”, dijo.

El funcionario destacó su relación con el edil. “Estamos hablando con un Nicho Marenco que tiene una gran experiencia acumulada, una gran capacidad profesional y académica y esto me ha servido a mí para poder desarrollarme como vice alcalde”. Neri es el operativo de la comuna que está por encima, tanto de los direcciones de las diferentes áreas de la comuna, entre ellas la financiera, así como los delegados de distrito que semanalmente tienen una sesión de trabajo con el “Número 2” del ayuntamiento. También tiene bajo su responsabilidad la parte de los proyectos, la red vial, el mantenimiento y limpieza de la ciudad.

Le preguntamos si ha tenido comunicación con la dirigencia de su partido o con algún personero del mismo, respondiendo: “Sí mantengo una relación cercana con algunos dirigentes de mi partido y tengo muchos amigos sandinistas que creen y confían en mi”.

¿Nos podría mencionar algunos?
Bueno, Bayardo Arce, Evert Cárcamo, Edwin Castro y Wálmaro Gutiérrez, entre otros.

Pruebas de “fuego”

La primera prueba de “fuego” a que se sometió como vicealcalde fueron las demandas de los sindicatos por incrementos salariales (empujados por sectores de su propio partido) y lo que representó al final una erogación de 11 millones de córdobas. Después el problema de la basura en “La Chureca”, que también logró solucionar.

Neri logró neutralizar las pretensiones de sectores de su partido que quisieron imponer a una persona como vicealcalde para golpear la administración de Nicho Marenco. En la Semana Santa de este año, Neri se puso al frente de los operarios de la limpieza, logrando limpiar la capital de basura.

Posteriormente asumió el asunto de las inundaciones de mayo pasado en Managua, especialmente en los barrios y asentamientos costeros, y la última que fue de 23 días de lluvias provocados por la depresión tropical número 39.

Hubo momentos en que instituciones dependientes del gobierno central quisieron poner a la Alcaldía a un lado “como que si esto es asunto de figureo, sino que es una responsabilidad con los managuas”. Esto se produjo después del incendio en el Oriental.

“Esto no es como otros que salen de repente por ahí y hasta se olvidan que son concejales y más bien parecen que fueran otra cosa y olvidan que la principal institución que ha estado minuto a minuto en estas emergencias (por las lluvias) ha sido la Alcaldía de Managua, donde yo he estado cumpliendo las orientaciones que el edil ha girado”, dijo.

Haber llegado a ser vicealcalde “es una oportunidad que no podía desaprovechar, independientemente de la situación que se presentó al momento de mi elección”, dijo Neri, quien enfrentó presiones para que no aceptara la postulación a vicealcalde, ya que un sector de su partido pretendió imponer a Edgardo Cuarezma, jefe de la bancada sandinista en la municipalidad.

Con la experiencia acumulada en un poco más de un año como vicealcalde, Neri logró conocer a profundidad las necesidades de los managuas, lo que a estas alturas para él es un compromiso, “porque si en un año hemos logrado que esta alcaldía dé repuestas a la gente, creo que en cuatro años hubiésemos tenido junto con Nicho más cercanía con la gente”.

Una frase que dijo Neri durante la entrevista, que podría ser una lección para algunos aspirantes a la silla edilicia, es la siguiente: “La verdad es que aunque uno haya pasado por la universidad y haya estudiado la carrera de Derecho, no necesariamente uno se especializa en temas del municipalismo, pero ahora podemos decir con seguridad que hemos aprendido algo nuevo que me va a servir probablemente para mi vida profesional”.

“Esto me va a servir para seguir adelante en términos de mi compromiso político y aunque eso haya cambiado el quehacer cotidiano mío, no me preocupa porque cada día que pasa me siento más comprometido con la gente, y sobre todo con aquellos que no han tenido la oportunidad de tener un techo digno”, dijo Leiva Orochena.

Dentro del aprendizaje (sobre las necesidades de los managuas) Neri ha comprobado algo que le ha impactado: se podrían contar con los dedos de la mano los colegios de primaria y secundaria que no tienen bibliotecas por falta de libros. Desde el mes pasado el vicealcalde ha estado visitando diferentes centros educativos para apoyarlos con libros.


La Primera Dama
La Primera Dama le pidió a Neri Orochena que no aceptara su postulación como vicealcalde tras la renuncia de Alexis Arguello. Reveló que Edgardo Cuarezma, en su interés por “ser vicealcalde llegó a acusarme de que no era una persona confiable para el FSLN”.

“Cuarezma es un hombre zigzagueante en la política, a tal punto que hoy es el jefe de los CPC. Yo nunca he estado al otro lado, siempre he estado en la línea correcta”, agregó Leiva.

Reveló que en una elección interna de la bancada del FSLN sobre quién debería ser el candidato, Cuarezma no obtuvo ningún voto, sólo el de él. “Luego vinieron momentos delicados cuando se involucró Rosario Murillo, quien me pidió que desistiera, pero le dije que tenía mis razones para postularme”.

A casi un año de esa repuesta a la Primera Dama, Neri dice que “eso no significa que me haya convertido en un traidor, a como han querido algunos compañeros señalarme desde el primer momento que me postulé”. Recordó que esa palabra en el FSLN es asunto serio, por la connotación que ha tenido en la historia de esta organización.

Algo que nunca había dicho es que “Cuarezma me llamó diciéndome que él podía garantizarme un cargo mejor que el de vice alcalde e incluso me preguntó: ¿Cuánto de dinero querés? La repuesta de Leiva fue: “No me interesa esto, voy a seguir adelante”.

Pero lo que afirmó más a Leiva Orochena en su postulación fue cuando Cuarezma le dijo que venía a desarrollar una actividad contra Nicho Marenco y “le dije: no voy a permitir eso porque no es de revolucionarios querer destruir otros compañeros”.