•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El legendario exguerrillero conocido como "Comandante Cero", Edén Pastora, confirmó hoy que la Policía Internacional, Interpol, anuló la orden de captura en su contra, por lo que le exigió una disculpa pública y que se castigue a los responsables.

"Esto amerita una disculpa de la Interpol a Edén Pastora y a Nicaragua, y una sanción al que me puso en la lista", dijo a Acan-Efe Pastora, quien permaneció en el directorio de personas más buscadas a nivel internacional por tres meses, a petición de Costa Rica.

El exguerrillero no precisó desde cuándo la Interpol lo sacó de su lista de criminales perseguidos, que había sido solicitada en diciembre pasado por la Policía Nacional de Nicaragua.

El gobierno costarricense solicitó los servicios de la Interpol en octubre pasado para lograr la captura de Pastora, a quien acusó de daños ambientales contra su territorio.

La Policía Nacional de Nicaragua, que hasta ahora no ha confirmado ni negado el nuevo estatus del nicaragüense, solicitó a la Interpol que sacara al exguerrillero de su lista, debido a que los daños causados por Pastora se encuentran en Harbour Head o isla Calero, una zona que está en disputa con Costa Rica, ante la Corte Internacional de Justicia, CIJ.

"Me pusieron ahí (en la lista) por algo que yo no hice contra Costa Rica, porque Harbour Head no está bajo la jurisdicción legal de Costa Rica ni de Nicaragua en este momento", sostuvo el Comandante Cero.

Pastora insistió en que el responsable de su presencia en la lista de la Interpol debe ser sancionado.

"La decisión de sacarme de la lista de los criminales más buscados, demuestra que la Interpol no se mete en asuntos políticos, y que es extraño que yo haya estado ahí, pensaría que el gobierno de Costa Rica sobornó a alguien y tiene que ser castigado", insistió.

Desde que en 2010 Pastora fue elegido por el gobierno de Nicaragua para hacerse responsable del dragado del río San Juan, de soberanía nicaragüense, ha sido el blanco de diferentes críticas por parte de la administración de la presidenta costarricense, Laura Chinchilla.