•   RAAN, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Sigue el calvario para los transportistas que se movilizan por la vía Río Blanco-Mulukukú-Siuna, debido a que las lluvias continúan y los pegaderos han aumentado, haciendo que muchos vehículos deban utilizar los potreros para pasar, pero también estos lugares ya están en mal estado, y se han convertido en trampas para los automotores y sus conductores.

Los transportista están pidiendo de urgencia que envíen las maquinarias del MTI a reparar esta importan vía terrestre, ya que por allí se mueve la producción ganadera y lechera, los granos básicos y el comercio que va a los diferentes municipios de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN.

Gerónimo Valdivia, presidente de la cooperativa de transporte El Porvenir, del municipio de Río Blanco, dijo que los pegaderos están imposibilitando poder llegar con sus unidades hasta Mulukukú, ya que son unos siete kilómetros los que están en mal estado, y hasta el momento no han tenido una respuesta del Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI.

“Estamos cansados de estar ‘quebrando’ nuestras unidades de transporte por el mal estado de esa vía, por lo que estamos pidiendo al MTI que nos repare este tramo, ya que es un camino importante por donde se mueve la economía de esta zona, por ser ganadera, y que está dentro de la cuenca lechera”, aseguró Valdivia.

Municipios afectados

Los municipios más perjudicados por estos pegaderos son: Río Blanco, Mulukukú y Paiwas, ya que tanto el transporte colectivo como el privado no pueden circular, porque los pegaderos ubicados en la recta de Unicuás se han vuelto insalvables, y los productores no puede dirigirse a sus fincas, ya que muchos viven en Río Blanco, pero sus propiedades están en Mulukukú.

Tienen la esperanza de que el Gobierno escuche la demanda de los transportistas, al igual que las gestiones que está realizando el alcalde de Mulukukú, Guillermo Dávila Lara, para la pronta reparación de este tramo de vía, que tiene preocupados a los transportistas y a los usuarios del transporte colectivo, a los productores y a los comerciantes.