Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Aunque de forma tardía, dirigentes de las principales organizaciones gremiales que aglutinan al periodismo nicaragüense desaprobaron la acción de discriminación de la que fue objeto en fecha reciente el periodista de EL NUEVO DIARIO Oliver Gómez.

A Gómez le fue negada la aplicación de una vacuna que exigía Panamá --hasta antes de ese incidente-- a los extranjeros para ingresar a suelo canalero.

A Oliver Gómez la enfermera Patricia Vásquez le negó el derecho a la aplicación de una vacuna acusándolo de “oligarca”, que es el mismo calificativo utilizado por el presidente Daniel Ortega y su pareja, Rosario Murillo, para desacreditar a quienes consideran sus adversarios.

Elsa Gómez, Presidenta de la Unión de Periodistas de Nicaragua, UPN, se preguntó si lo sucedido con el periodista de EL NUEVO DIARIO significa que si quienes no están organizados en los llamados Consejos del Poder Ciudadano, CPC, han perdido sus derechos ciudadanos.

“¿Será que quienes no están en los CPC no tienen derecho a la salud y sus hijos tampoco a la educación?, se preguntó la Presidenta de la UPN.

La dirigente gremial dijo que situaciones como las sucedidas con el colega y compañero de redacción Oliver Gómez no deben repetirse, porque constituyen un atropello no sólo al periodista, sino también al ser humano.

Por su parte, Mercedes Rivas, Presidenta del Colegio de Periodistas de Nicaragua, dijo que situaciones como la antes referida no deben repetirse.

“A nadie se le puede negar una vacuna”, afirmó Mercedes Rivas, quien explicó que la dirigencia del Colegio de Periodistas no se pronunció en su momento porque no fue consultada al respecto.

Francisco Rivas Quijano, Presidente de la Asociación de Periodistas de Nicaragua, APN, calificó de “arbitrario” lo sucedido con Oliver Gómez.

Los tres dirigentes gremiales, por separado, también se refirieron a la incompatibilidad con el ejercicio profesional en la que aparentemente están incurriendo quienes además de ser periodistas de medios de comunicación también ocupan cargos públicos.

Elsa Gómez, Presidenta de la UPN, indicó que en la propuesta de Código de Ética Profesional de los Periodistas, se establece que el periodista que trabaja para un medio de comunicación social no debe realizar cobertura de actividades de las instituciones públicas o privadas donde también tiene empleo.

En la actualidad, algunos periodistas que trabajan en medios oficiales también desempeñan cargos de voceros en instituciones controladas por el partido de gobierno.

Francisco Rivas, al referirse a esta situación de conflicto de intereses, citó el decir popular de que “un sombrero no puede cubrir dos cabezas”.