•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La cantidad de usuarios de telefonía celular aumentó en un 321% en los últimos siete años, contrario a los clientes de líneas fijas, que crecieron en apenas 31%, revelan las cifras de Telcor.

En 2006 Telcor contabilizaba en 1,617,319 los usuarios de telefonía celular, sin embargo, ese número se multiplicó de tal manera que hasta el año que recién concluyó se registraron 6,808,930 abonados, una cifra mayor a la cantidad de habitantes de Nicaragua, que según el Instituto Nacional de Información y Desarrollo (Inide) es de 5,142,098.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el organismo especializado de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información y la comunicación, sostuvo a finales de 2011 que 20 de 33 países de América Latina y el Caribe registraban más abonados a sistemas móviles que habitantes. Entre esos países estaban Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Panamá, Guatemala, Perú y Uruguay.

Fijos rebasados en 2002

De acuerdo con la UIT, el número de teléfonos móviles rebasó por primera vez el número de líneas fijas en todo el mundo en 2002, y a finales de 2006, los teléfonos móviles eran dos veces más numerosos que las líneas fijas. En Nicaragua la situación es igual.

Hasta 2013 las estadísticas de Telcor registraron 324,917 teléfonos fijos, lo que se traduce en 5.4 líneas fijas por cada 100 habitantes. En su página web, Telcor no tiene actualizados los datos sobre la densidad del servicio de telefonía celular, sin embargo, hasta 2011 se registraban 81.9 abonados por cada 100 habitantes.

Más prepago

Las estadísticas indican que la mayoría de usuarios de telefonía celular prefieren los planes prepago. De acuerdo con la UIT, este es un común denominador en los países en desarrollo.

Según el análisis elaborado por expertos de la UIT en el Congreso de Telefonía móvil, “los abonos de pago previo son ventajosos para los operadores y los consumidores, ya que aumentan el acceso de los grupos de bajos ingresos y dan a los consumidores más posibilidades de elección y capacidad financiera para los servicios de telecomunicaciones, además de suprimir los riesgos de impago para los operadores”.