•   Siuna, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las lluvias afectan los trabajos de rehabilitación de los tramos afectados sobre la vía Río Blanco–Mulukukú, la cual conecta al Caribe Norte con el resto del país, declaró a El Nuevo Diario Alberto González, delegado regional del Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, para esta zona.

González indicó que las maquinarias se encuentran en la zona afectada, donde las lluvias dificultan los trabajos.

“Las lluvias no han permitido que se avance rápidamente en la reparación, pero las maquinarias ya están en el punto. Hemos coordinado con el alcalde de Mulukukú, para que parte de los módulos de ellos se integren a reparar la zona afectada, pero las lluvias no permiten que las maquinarias puedan trabajar bien y puedan depositar el material”, explicó el funcionario.

Agregó que aunque las condiciones meteorológicas no mejoren, se está trabajando, aunque los resultados no serán los mismos con condiciones secas.

Entre Río Blanco y Mulukukú se encuentran 15 pegaderos, de los cuales tres son los más críticos. Ahí cada pegadero es de aproximadamente un kilómetro.

Yasir Carter, presidente de la Cooperativa de transporte “Germán Pomares Ordóñez”, del municipio de Siuna, dijo que los pegaderos ya tienen más de tres meses de estar dificultando el tráfico vehicular.

Silvio Valdivia, transportista y comerciante de Rosita, expresó a El Nuevo Diario que el malestar de los transportistas, viajeros y comerciantes es general, porque la situación está generando pérdidas a todos.

En la vía Río Blanco–Mulukukú se encuentran camiones quebrados, volcados, y otros atravesados en el fango. Los transportistas viajan en caravana para poder auxiliarse entre ellos, sin embargo, pasan entre ocho y 12 horas atascados, y otros quedan quebrados en el fango.