•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Que me dejen entrar… por favor díganle que me sellen (visar pasaporte)”, imploraba María Álvarez, de 80 años, quien con una mano se sostenía sobre su bastón y con la otra se aferraba al portón del Consulado General de Costa Rica, en espera de que le fuera visado su pasaporte.

Detrás de la anciana, que dijo haber llegado a Managua procedente de Rivas, una multitud que superaba las 1,000 personas esperó hasta la 1:47 p.m., cuando se reanudó el servicio de visado.

La anciana, casi por desvanecerse, dijo brevemente que estaba en la fila desde las 9:00 a.m., y que su viaje a Costa Rica es para visitar a una hija que radica en la vecina nación del sur.

Una vez dentro del consulado, donde funcionan diez ventanillas, María Álvarez fue atendida en menos de 30 segundos, quedando atrás la odisea de la fila de más de cuatro horas.

Desorden provocó suspensión de visado

Las autoridades del Consulado costarricense en Managua suspendieron durante un poco más de dos horas el servicio de visado, por el desorden del cual se acusaron mutuamente usuarios y comerciantes.

Carolina Rodríguez, consejera de prensa de la Embajada de Costa Rica en Managua, confirmó que el servicio de visado fue suspendido temporalmente a eso de las 11:30 a.m., por el desorden creado por usuarios en las afueras del Consulado.

Rodríguez aseguró que en medio del tumulto en la entrada al Consulado un niño salió golpeado. “Por la seguridad de los usuarios no abrimos los portones porque se puede producir una estampida”, agregó la funcionaria de la sede diplomática.

Policía no atendió llamado

La consejera de prensa señaló que ante el incidente ocurrido en las afueras de la sede consular en tres ocasiones llamaron a las autoridades policiales para que enviaran la cantidad de oficiales necesarios para restablecer el orden en las afueras, sin obtener respuesta a su solicitud.

Las autoridades de la Embajada costarricense también denunciaron que personas inescrupulosas se dedican a vender lugares, pero aclararon que corresponde a la Policía nicaragüense hacer las investigaciones correspondientes.

Comerciantes imponen orden

En medio del desorden, los usuarios acusaron a vendedores de boletos de pasajes terrestres, a taxistas y a cambistas de monedas nacional y extranjera de haber sido quienes crearon el caos.

Paradójicamente, estos mismos fueron quienes se encargaron de imponer el orden ante la ausencia del refuerzo policial solicitado, pero los usuarios mantuvieron los señalamientos, asegurado que fueron los antes mencionados quienes crearon las otras filas con las personas que les compraban boletos.

 

Refuerzo policial garantizado

El vocero de la Policía Nacional, comisionado mayor Fernando Borge, dijo anoche que lo sucedido ayer en las afueras del Consulado costarricense es por presencia de más personas en el lugar, respecto de los días anteriores.

“Por esa razón se reforzó el dispositivo policial”, aseguró el portavoz policial, quien agregó que el refuerzo se mantendrá mientras siga la presencia numerosa de usuarios solicitando visa.

 

Acusaciones mutuas

José David Escorcia, supervisor de ventas de la empresa Central Line S.A. fue uno de los que se encargó de imponer el orden, en medio del reclamo de varias personas, quienes le acusaron de haber favorecido en la fila a quienes le compraron boletos para viajar a Costa Rica.
Tania Meza, quien llegó a las 6:00 a.m. a hacer fila, acusó a Escorcia de haberla sacado de esta, versión que el empleado de Central Line S.A. negó de manera categórica.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus