elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Nicaragua acordó retomar el horario continuo de trabajo de las instituciones del Estado de las 07:00 de la mañana a una de la tarde, como parte de medidas para ahorrar energía eléctrica, en medio de críticas de la empresa privada, informaron hoy diversas fuentes.

"El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional está retomando el horario de siete de la mañana a una de la tarde, para todas las instituciones del Estado", indicó el Ejecutivo a través del portal gubernamental El 19, sin ofrecer más detalles.

El horario laboral de los trabajadores del Estado de Nicaragua se había normalizado el pasado 1 de abril con jornadas que iban entre las 08:00 a.m a 05:00 p.m, con el fin, según dijo el Ejecutivo entonces, de "servirle mejor al pueblo nicaragüense".

En julio del 2007 el Gobierno había acordado un horario continuo de trabajo de las instituciones del Estado de seis horas de lunes a viernes, como parte de medidas para ahorrar energía eléctrica.

Al igual que entonces, en la nueva disposición no se precisa cuánto tiempo estaría vigente la reducción de la jornada laboral, que no se aplicará en hospitales, clínicas, centros de salud y de enseñanza del ministerio de Educación.

El Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, pidió hoy al Ejecutivo reconsiderar la reducción de la jornada laboral en el Estado porque va en contra de la competitividad que desea alcanzar el país.

El titular del Cosep, José Adán Aguerri, dijo a periodistas que si el Ejecutivo busca ahorrar energía en el Estado, el objetivo es erróneo.

"Si se llega a reducir la factura energética, si es que se llega a reducir verdaderamente, lo que estamos haciendo es aumentando el costo de las empresas, aumentado la falta de facilitación (de negocio), que ya de hecho es un problema", señaló.

Aguerri observó que esa medida hace "que el Estado se convierta en un Estado de medio tiempo", una situación única en Centroamérica, y que la empresa privada tendrá sólo cuatro horas para acudir a las instituciones públicas, por la discrepancia de horarios entre ambos sectores.