•   Rio San Juan  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Falta de respeto y abuso de autoridad, es lo que perciben los pescadores artesanales y los transportistas acuáticos por parte de los efectivos de la Fuerza Naval en Río San Juan, así lo plantearon los afectados durante el encuentro que sostuvieron con el jefe del Destacamento Naval de Aguas Interiores, Horacio Juan Bustos, en San Carlos.

En la reunión participaron delegados de las diferentes entidades gubernamentales, pescadores y transportistas de distintas localidades del departamento, quienes se encargan de vender servicios turísticos en esta región. Asimismo, hubo representación de transportistas costarricenses que circulan en aguas nicaragüenses.

La mayoría de los asistentes coincidieron en que las tropas de la Naval asentadas en Río San Juan, en vez de brindar seguridad y tranquilidad a los turistas, los intimidan y crean inestabilidad a los visitantes.

“Hay falta de respeto hacia los usuarios. El principal problema que nosotros hemos tenido es de actitud, estamos cayendo en casos de abusos de autoridad, y eso no debe estar pasando, porque nosotros trabajamos con un sector muy sensible como es el turismo”, indicó Eduardo Mairena, transportista acuático de Solentiname.

Víctimas de insultos

Una de las participantes del encuentro también manifestó que en una ocasión su panga fue retenida, pagó la multa, y, además, fue agredida verbalmente por un efectivo de la Naval, quien la insultó diciéndole que era una narcotraficante.

“A veces todos esos insultos y esos malos tratos los recibimos delante de los turistas. Incluso, en algunos de los tours que hemos hecho, las tropas de la Naval se han acercado a las embarcaciones para registrar a los turistas, aun cuando ya hemos pasado por las requisas previas. Eso crea descontento, y por eso varios ya no han regresado”, indicó otro de los asistentes.

Por su parte, el jefe del Destacamento Naval de Aguas Interiores manifestó su preocupación al enterarse de estos señalamientos, y se comprometió a solucionar dichos inconvenientes, aunque resaltó que algunos casos “llevan su proceso, pero sí vamos a darles curso para resolverlos”.