•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un juez nicaragüense señaló hoy que mantendrá las acusaciones contra el empresario y político Roberto Bendaña, declarado prófugo bajo cargos de estafar a las monjas de la Orden Santa Teresa de Jesús y otras personas por cuantía de seis millones de dólares, ya que los delitos que le imputa no prescriben.

El juez séptimo del Distrito Penal de Managua, Octavio Rothscuh, dijo a periodistas que Bendaña, quien a finales de diciembre pasado escapó de su residencia, donde guardaba prisión domiciliaria con resguardo policial, enfrentará a la Justicia en cualquier momento.

Además de la declaración de rebeldía, solicitada por el Ministerio Público, se gestionó una interrupción de la causa, para que no prescriba la acción penal, explicó Rothscuh.

En Nicaragua los delitos prescriben o no de acuerdo con el tipo y la gravedad, en algunos casos dejan de ser perseguidos 20 años después, y otros requieren tres años, según el Código Penal.

La Policía Internacional, Interpol, colocó en la lista de más buscados a Bendaña, a petición de las autoridades nicaragüenses.

El empresario y político dijo a una emisora de Nicaragua que se encontraba en Estados Unidos.

Bendaña es acusado de estafa agravada, ofrecimiento fraudulento de exceso de crédito y crimen organizado, delitos que ya no tendrán prescripción, por pedido del Ministerio Público, según el juez.

El fugitivo es socio de la empresa Internacional Investments and Financial Services, Inc., con sede en Panamá, junto a Álvaro Montealegre y Hugo Paguagua, quienes fueron acusados de estafar a unas monjas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús, entre otras 17 acusaciones por el mismo delito, hasta por un total de seis millones de dólares.

Bendaña sostiene que es inocente, incluso después de huir y asegura que su caso es político, lo que las autoridades niegan.

El empresario y político basa su inocencia en que su permanencia en la empresa Internacional Investments and Financial Services fue temporal.

Tanto Bendaña como los otros acusados, Álvaro Montealegre y Hugo Paguaga, han interpuesto querellas unos contra otros, como producto de los señalamientos de sus antiguos clientes.