•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La captura de una célula de sicarios integrada por seis hondureños y un mexicano, en diciembre de 2008, en Rivas, evitó una masacre de narcotraficantes y “tumbadores” --ladrones de cargamentos de droga-- en la zona sur del país.

Así lo reveló este jueves el agente policial con el código “01”, al declarar como testigo protegido del Ministerio Público en el juicio conocido como “Operación Sur”, donde 29 reos son acusados por delitos de narcoactividad.

Según el agente policial, los sicarios contratados por cárteles del narcotráfico de México y de Guatemala, tenían como misión ejecutar a 10 rivenses que eran parte de las seis agrupaciones de presuntos “tumbadores” de droga, desarticuladas en la llamada “Operación Sur”.

Al momento de su detención en la ciudad de Rivas en y en el puente de Ochomogo, la Policía ocupó a los seis sicarios hondureños y al mexicano, una lista de personas que serían ejecutadas, entre los que están Jairo Cerda Calero, alias “Jairón” y Hugo Obando Víctor, detenidos en la “Operación Sur”, refirió el testigo. En la lista “negra” de los sicarios también figuraba Franklin Heriberto Torres Bejarano, alias la “Pájara” y cabecilla de uno de los seis grupos desarticulados.

Fiscalía pide expulsión

Recientemente la fiscal departamental de Rivas, Isolda Ibarra, solicitó a la jueza de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria, Margarita Vanegas, la expulsión de los sicarios extranjeros que cumplen condenas que oscilan entre los siete y los nueve años de prisión por el delito de crimen organizado.

El grupo de criminales era encabezado por el mexicano Miguel Ángel Hernández, y por los hondureños Arelis Omar Ávila, Santos Enrique Moreira y José Santos Benítez, además de los hermanos Marcos y Marlon Borjas Motiño.

Donde se mostró vacilante o dudoso el agente 01 fue en el contrainterrogatorio, principalmente al ser abordado por la abogada María Esperanza Peña Núñez, quien le pidió precisar fecha y lugares donde supuestamente la Policía detectó a sus representados en actividades ilícitas.