Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Tomado de la nación, costa rica
A primera vista parece una delicada muchacha sin mayores preocupaciones que la de hacer amigos para divertirse.

Vive en Rivas, Nicaragua, pero pasa la mayor parte del tiempo en el cordón fronterizo de Peñas Blancas, en La Cruz, Guanacaste. Allí, según dice, “vendo refrescos para ayudar a mi familia”.

Luce unos ajustados pantalones de licra, una blusa igualmente pegada al cuerpo y mueve las caderas con fingida sensualidad.

Su voz fina, el movimiento afeminado de sus manos, su forma de mirar; con ternura, confunden a cualquiera.

No es una mujer, es un adolescente de 14 años a quien le gusta vestirse de mujer, y además de vender refrescos se prostituye desde hace varios años, según lugareños.

“Mi papá trabaja en el campo y lo que gana no alcanza. Yo le ayudo como sea, es la verdad”, afirma, sin dejar de mirar a todas partes, a la espera de un descuido de dos policías a quienes confía burlar como ha hecho muchas otras veces.

Según dice, es detenido frecuentemente y regresado a suelo nicaragüense, pero “yo me la juego y me meto por cualquier lado porque se come todos los días”.

El adolescente rehúsa hablar de sus clientes, pero las autoridades sostienen que son casi siempre traileros y turistas foráneos.

Es frecuente verlo merodear por una oscura callejuela de lastre donde aparcan decenas de furgones, cuyos conductores, tras días de viaje, anhelan compañía.

Este muchacho se hace acompañar de otros menores, algunos de los cuales, estima la Policía, aprovechan descuidos para apoderarse de maletines, ropa y billeteras.

También roban las llantas de repuesto y, en algunos casos, hasta combustible de los furgones. El adolescente, quien dice “pulsearla” incluso fines de semana, observa a unos policías acercarse y camina disimuladamente hacia suelo nicaragüense.

“Ayer me tuvieron como dos horas detenida. Así no se puede ganar mucho, pero por dicha también me la juego como coyote y pagan bien... ahorita me devuelvo”, afirma sin detener su paso.