•   Tipitapa, Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El recién electo cardenal Leopoldo Brenes Solórzano declaró ayer que no tendrá un rol beligerante en los acontecimientos de la vida nacional, y aclaró que cuando la Iglesia tenga que opinar lo seguirá haciendo como Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, donde están todos los obispos.

El arzobispo de Managua seguidamente aclaró que el hecho de que ahora sea cardenal no significa que él vaya a invadir la labor pastoral que desarrollan los otros obispos en sus respectivas diócesis.

El diálogo

Igualmente, el jerarca católico reiteró la disposición de la Iglesia de dialogar con las autoridades de Gobierno. “El diálogo siempre es importante incluso entre las parejas”, agregó el cardenal Brenes.

“Yo voy a seguir siendo pastor. El papa no nos nombra cardenales para meternos en la política del país”, comenta, dijo el purpurado antes de presidir en la iglesia San José, de Tipitapa, en honor al Señor de Esquipulas o Cristo Negro, patrono de esa ciudad.

La historia de la sotana

El cardenal Brenes se refirió a la premonición de su antecesor, el arzobispo emérito de Managua, cardenal Miguel Obando y Bravo, quien hace 29 años le regaló una sotana rojo púrpura que identifica a los príncipes de la Iglesia católica.

Brenes relató que la referida sotana inicialmente le fue obsequiada al cardenal Obando por otros purpurados para su consagración, el 25 de mayo de 1985, pero como la misma no le quedó a su antecesor, este se la regaló.

“Quienes le regalaron la sotana al cardenal Obando no tuvieron el cuidado de tomar la medida --talla--, y cuando se la midió no le quedaba, y como Su Eminencia es una persona muy educada, manifestó que no la podíamos dejar tirada, entonces me dijo: ‘Tómela por si algún día lo nombran cardenal”, recordó.

Le talló bien

El arzobispo Brenes, seguidamente, expresó que siempre guardó la sotana como un recuerdo, como reliquia o un recuerdo bonito del cardenal Obando, pero que el pasado domingo al mediodía, luego de conocer que el papa Francisco lo nominó purpurado, se la midió y le quedó bien.

El prelado católico, asimismo, aclaró que los títulos de cardenales obispos, cardenales presbíteros y cardenales diáconos solo son “títulos honoríficos”, agregando que todavía no se sabe si el papa Francisco lo mantendrá como arzobispo.

 

Consagración el 22 de febrero

El cardenal Brenes confirmó que el próximo 17 de febrero viajará a Roma para cumplir con compromisos pastorales adquiridos previamente, y para recibir el capelo y el anillo cardenalicio el 22 del mismo mes de manos del Sumo Pontífice.

El purpurado nicaragüense, igualmente, anunció que estará de regreso en Nicaragua el próximo 3 de marzo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus