Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El jefe de la diplomacia nicaragüense, Samuel Santos, no asistirá a la XVIII Cumbre Iberoamericana que se realizará en El Salvador porque va para una gira a Rusia. El canciller tampoco sabe si el presidente Daniel Ortega asistirá, y desconoce si alguna comisión nicaragüense representará al país.

Los organizadores de la XVII Cumbre Iberoamericana, que se realizará del 29 al 31 de octubre, convocaron a representantes de 22 países, y se espera que al menos 19 jefes de Estado asistan, incluyendo al Rey de España, quien se hizo célebre en la pasada cumbre cuando preguntó a Hugo Chávez, de Venezuela, “¿Por qué no te callas?”

Ayer, al ser consultado el canciller nicaragüense si asistiría al evento, dijo que no podrá porque hoy mismo sale en misión diplomática a Rusia y a Bielorrusia. Al primer país va a fortalecer los acuerdos de cooperación recientemente acordados entre ambos países tras el reconocimiento de Nicaragua a la independencia de Osetia y Abjasia (separadas de Georgia y respaldadas por Rusia).

Al segundo país, Bielorrusia, Santos va en acercamiento diplomático, y posiblemente visite otros países europeos.


No conoce agenda del Presidente
Por esa gira, justificó Santos, no irá a El Salvador. Consultado si irá el presidente Ortega, Santos dijo categóricamente desconocer la agenda diplomática del mandatario.

“No te sabría decir si va o no va el presidente Ortega, porque eso ya es del área. De lo que si sé es que yo no puedo ir”, dijo. Nuevamente se le insistió al canciller: ¿Si no va usted y no sabe si va Ortega, al menos se sabe que irá alguna delegación nicaragüense?
“No sé, no te lo podría decir”, dijo, para luego explicar que la misión principal a Rusia es la búsqueda de planes de cooperación para la obtención de proyectos de energía renovable.

Al evento, según información oficial de la Cancillería de San Salvador, han sido invitados todos los países de Centroamérica, pero se desconoce cuántos han confirmado.

Se sabe, por información oficial, que todo está preparado para que el Centro de Convenciones, situado cerca de la presidencia, reúna a 10 mil personas durante los tres días que durará la cita, donde se discutirán políticas en favor de la juventud y se analizará la crisis económica mundial.

El único de los invitados que ha dicho públicamente que no irá, es Hugo Chávez, quien justificó su ausencia diciendo que “nadie le garantiza su vida”. Saca dijo en discursos esta semana que debido a la importancia del evento, desplegaría “un dispositivo de seguridad nunca visto en el país”.

De Ortega lo único que sabe públicamente, es que organizaciones feministas, estudiantes universitarios y algunos organismos de Derechos Humanos, protestarían por su presencia y lo declararían Non Grato.