•  |
  •  |
  • END

Corresponsal Costa Rica

El decreto de autorización de la tala de unas 191 hectáreas de bosque para el desarrollo del proyecto minero a cielo abierto, de la subsidiaria Industrias Infinito S.A., en Las Crucitas, en Cutris, San Carlos, continúa generando rechazo de ambientalistas y de pobladores que se están sumando en contra del proyecto minero por los probables daños al ecosistema de la zona.

Este lunes se observaron cruces en la rotonda Guacamaya, como protesta y reflejando lo que ocurrirá si se da la tala de árboles: muerte de todo lo que es vida.

Mientras enfrente de las instalaciones del Ministerio de Ambiente y Energía, cientos de ambientalistas hicieron un plantón y hasta obstaculizaron el tráfico de vehículos demandando al gobierno para que se retracte del decreto que le dio pase a la tala de árboles.

Éstos declararon que el gobierno está mintiendo, porque, aunque se reforeste, el daño que se causará es enorme, puesto que terminarán con el hábitat de muchos animales, entre ellos la lapa verde que está en riesgo de extinción, y se contaminará el manto acuífero con cianuro, poniendo en serio peligro el río San Juan por la cercanía del proyecto.


Cuentos de cantinas
Asimismo, que el gobierno esta violando los innumerables convenios y convenciones ambientales; y señalaron como ejemplo que el ingeniero forestal Qurico Jiménez, explicó que en el caso de los almendros protegidos, tardarían unos 100 años para que puedan dar otra vez el hábitat requerido para las lapas verdes.

Este ambientalista había declarado, además, que “no crean en los cuentos de cantinas. Los daños se darán. El país vecino (Nicaragua) se afectará. Estos proyectos en ninguna parte del mundo han tenido resultados positivos. Acudiremos a las instancias que se deba porque Costa Rica ha firmado innumerables compromisos con la naturaleza”.

Criticaron que por 200 empleos se comprometen muchas cosas, y que el gobierno no debe sacrificar el medioambiente por unos dólares más. “¿Qué pasará después de los 10 años de operación, con el daño que dejen?”, cuestionaron.


Mala imagen
En tanto, en el Parlamento tico fue interpelado el Ministro del Ambiente y Energía, Roberto Dobles. Entre los reclamos que expresaron los diputados fueron: ¿Quién va a garantizar que no se producirá un daño, que se le está dando una nueva imagen negativa del país porque por dinero se está entregando el futuro del medioambiente?
A la vez, expresan que si es por el bienestar de los pobladores de esa zona, preferible es desarrollar proyectos como el turismo para ayudar a las comunidades.

Hasta la asamblea llegó un grupo de pobladores de San Carlos, quienes apoyan la realización del proyecto. Indicaron que los ambientalistas mienten porque la minería sí los favorece, y como ejemplo mencionaron que más de 3 mil personas se beneficiarán, y que, además, ya se han sembrado más de 2 mil árboles de almendro, y 6 mil están en vivero.

Por su parte, el ministro Dobles defendió el proyecto y aseguró que se está cumpliendo con toda la normativa ambiental, que se han tomado las previsiones del caso y que no afectaría el hábitat de las lapas verdes porque “no hay presencias de ellas”.

Dejó entrever que toda esta oposición se ha fraguado a través de la mentira que han originado los grupos ambientalistas que se oponen al proyecto.

Hay que destacar que nueve días atrás, la Sala Constitucional ordenó suspender la tala de árboles al acoger un recurso de amparo, mientras la Fiscalía General de la República realiza una investigación contra el presidente Óscar Arias y uno de sus ministros, por el presunto delito de prevaricato por haber firmado el decreto.


lmendoza@elnuevodiario.com.ni