•   Bluefields, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Transportistas de Bluefields se mostraron molestos por las constantes irregularidades en el subsidio de combustible al transporte acuático, que desde diciembre ha estado afectando a los transportistas, por lo que han incrementado el costo del pasaje o han suspendido sus servicios y han trasladado el problema a los usuarios.

El empresario del transporte Segundo Jiménez dijo que su empresa suspendió el servicio por el vencimiento de la tarjeta de subsidio del combustible.

“El subsidio que el Gobierno está dando está presentando anomalías y no nos están dando respuesta. Las tarjetas tienen fallo de actualización de siete a ocho días. Sin el subsidio tendremos que incrementar el precio al transporte acuático, y esto afectará a la población”, dijo Jiménez.

Agregó que las cinco pangas que salen diario entre Bluefields y El Rama mantendrán suspendido el servicio.

Alza de C$50

Wendelin Vargas, empresario de transporte acuático, dijo que no harán paro, pero incrementarán el costo del pasaje en C$50 mientras les resuelven el problema.

“Esto (el incremento) no es la mejor salida al problema del combustible, porque nos afecta a todos”, dijo Vargas, al señalar que, de irse a paro, más de 200 viajantes se verían afectados diariamente.

Adolfo Doña, delegado regional del Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, afirmó que el incremento en la tarifa es ilegal.

Viajeros se quejan

“El MTI es la única (instancia) autorizada para aprobar un aumento de la tarifa del transporte acuático. No se puede cobrar más de la cuenta, y no se debe permitir que los pasajeros paguen más de los C$250 entre Bluefields y El Rama”, dijo Doña, agregando que están gestionando el otorgamiento de un subsidio especial.

La pobladora Martha Lorena Rivas dijo que el incremento perjudica a todos, “porque uno busca la economía para el bolsillo y todos los fines de mes tengo que viajar a terapia a Managua”.

Por su parte, Harold Ráudez, originario de El Rama, afirmó que cada 15 días viaja de El Rama a Bluefields dos veces por semana, y el incremento no es justo.

“Necesitamos viajar por los compromisos que tenemos y ni modo, tendré que pagar lo que van a cobrar”, apuntó.

De forma similar se expresó Margarita González, quien afirmó que a los trabajadores no les están subiendo el salario, y, por lo tanto, no le deben subir al transporte, “y si no quieren trabajar, que lo suspendan”.