•  |
  •  |
  • END

En Nicaragua no hay persecución contra los Organismos No Gubernamentales, hay irrestricta libertad de expresión, y que las denuncias contra el gobierno no son más que una campaña de desprestigio inmerso en la campaña electoral, fue el alegato de Hernán Estrada, Procurador General de la República de Nicaragua, ante los señalamientos realizados en el 133º Período de Sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH-OEA).

Éste se realizó ayer en Washington D.C. y fue mostrado por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, a periodistas nacionales en video conferencia en vivo y directo, donde Estrada sostuvo el discurso reiterativo oficial escuchado en Nicaragua, señalando que los únicos medios de comunicación agredidos en Nicaragua han sido los progubernamentales.


Nada que atente contra la vida y la dignidad
“Dichosamente son sólo quejas y no es nada que atente contra la vida y la dignidad de las personas”, fue la primera frase que el funcionario nicaragüense expresó luego que la doctora Vilma Núñez y Bayardo Izabá, ambos de la directiva del Cenidh, denunciaron en la comparecencia la destitución a destiempo del diputado Alejandro Bolaños Davis por su denuncia de extorsión, en la que se involucraban miembros del partido en el poder, la investigación contra 9 mujeres feministas que solicitan la despenalización del aborto terapéutico, y la maniobras del Consejo Supremo Electoral para quitar la personalidad jurídica de los partidos Movimiento Renovador Sandinista, MRS, y Partido Conservador, PC.

Además, la persecución contra el poeta Ernesto Cardenal por mencionar la “piñata” sandinista, la utilización de los llamados Consejos del Poder Ciudadano como fuerzas de choque, el uso de oradores en 11 rotondas de Managua para impedir que otras personas puedan manifestarse, el ataque realizado el 20 de septiembre y encabezado por el candidato a alcalde de León en contra de partidarios del MRS que pretendían realizar una marcha.

A esto se sumó el acoso a los organismos no gubernamentales críticos al gobierno, la permanente y ofensiva campaña de descalificación de los medios de comunicación oficialista contra las personas que critican al gobierno, la intervención contra los periodistas Carlos Fernando Chamorro y Sofía Montenegro, la intervención contra el Movimiento Autónomo de Mujeres, así como el ataque realizado por los CPC contra miembros del Cenidh frente al Ministerio Público y ante agentes policiales de brazos cruzados.


Doble discurso
Aunque Estrada dijo que nadie antes había asistido a ese foro para denunciar atropellos contra la población, al mismo tiempo recordó los casos de Yatama, de Awas Tigni, y el del menor de edad que se ahorcó en su celda de la “Modelo”, entre tantos otros, interpuestos por el Cenidh en la CIDH.

¿Ya no fue el 38%?
En el foro internacional recordó que constitucionalmente todos tenemos derecho a organizarnos sin discriminación y con voluntad participativa. Que la Ley Electoral garantiza la participación de los partidos políticos en las diferentes elecciones, además, que es la Asamblea Nacional la que aprueba las leyes a través de un sistema parlamentario con 92 miembros, y no ve por qué se extrañan de que el Frente Sandinista tenga la mayoría de los escaños “lo que es una expresión de la mayoría de los nicaragüenses”.

Otro derecho que recordó es el de estar informado verazmente, pero en Nicaragua había un monopolio familiar en los medios de comunicación, por lo que el gobierno estaba en una lucha por diversificar éstos. “El Estado Nicaragüense hace un llamado a la difundir información objetiva, constructiva y de manera responsable”, dijo, alegando que son defensores de derechos humanos como Ruth Selma Herrera, Presidenta de ENACAL, quien es sitiada por los medios de comunicación, así como los medios de comunicación progubernamentales los que son agredidos y atacados.

Igualmente, el embajador nicaragüense, Denis Moncada, expresó que todos los señalamientos en contra del gobierno son mediatizados para desestabilizarlo, y en este momento al proceso electoral. “Es grotesca la ficción de que en Nicaragua hay un dictador y eso no es cierto”. Según Moncada, esto sucede “porque saben que los candidatos del Frente Sandinista son los ganadores de las próximas elecciones”.

Las partes fueron examinadas por los miembros de la CIDH, Felipe González, 2do vicepresidente; el comisionado Víctor Abramavich; la relatora de libertad de expresión, Catalina Botero; además del comisionado Florentino Meléndez, quienes expresaron no estar claros de las explicaciones, y mencionaron que están interesados en solicitar oficialmente una visita a Nicaragua para corroborar la situación.