•   Chontales, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ethan José Alvarado Díaz es un niño de solo cinco años, oriundo del municipio Villa Sandino, Chontales, quien nació con problemas del corazón, por lo cual se vio grave los primeros cuatro años de su vida. Su abuela materna, María Dominga Hernández Espinoza, sostiene que el “milagro” de San Sebastián hizo que el niño saliera bien de una operación a corazón abierto que le hicieron en Costa Rica.

Hernández Espinoza dijo que con mucha fe pidió hace un año al santo patrono de Acoyapa, que su nieto lograra superar la intervención. A su juicio, a partir de este año Ethan saldrá vestido como San Sebastián todos los 20 de enero, como forma de promesa. Con la diferencia de que el pequeño no llevaba flechas clavadas en el cuerpo.

Personas como estas, dando gracias y pagando esos “favores”, había centenares, que de todas partes del país concurrieron al Parque Central de Acoyapa, donde se llevó a cabo la misa campal, oficiada por monseñor Sócrates René Sándigo Jirón, obispo de Chontales y Río San Juan.

Procesión y promesantes

Luego de la misa, una procesión recorrió las calles de la ciudad, donde muchas personas, entre jóvenes, niños y adultos, iban ya sea descalzos, vendados o de rodillas, como forma de mostrar su fe. El evento fue custodiado por la Policía.

El padre Alexis Vargas, párroco de la catedral de Acoyapa, manifestó que a pesar de que no hay nada escrito, solo oralmente a través de generaciones, esa población tiene de celebrar a San Sebastián casi 400 años.

La leyenda que maneja la población acoyapina es que el santo se le apareció a una señora llamada Irene, que andaba en busca de leña en un cerro donde hoy está el templo católico.

No obstante, según él, otra versión es que había una comunidad española, situada en la ribera del río San Juan, y que posiblemente ellos hayan llevado la tradición al municipio, tras ser expulsados de allí por los piratas.

Durante su homilía, monseñor Sócrates René Sándigo Jirón instó a la feligresía católica a rescatar la fidelidad, como lo hizo San Sebastián ante los romanos, que murió por defender su fe cristiana.

Previo a la eucaristía, monseñor Sándigo bendijo la construcción de la Casa Cural, que en junio del 2012 fue pasto de las llamas y que hoy es construida de doble planta, de concreto. La obra tiene un costo de millón y medio de córdobas financiados por el organismo Advenía de Alemania, y la población.

 

150 años de ser ciudad

Acoyapa tiene de haber sido elevada a ciudad, 150 años. La iglesia, que tiene estilo colonial, fue construida de adobe y madera.