•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La pasión beisbolera que ha distinguido a León no alcanza en el presupuesto municipal. Su estadio, construido en 1945, fue dejado a la suerte, reclaman seguidores del llamado “deporte rey”, quienes pese a que ya el equipo no brilla como cuando Noel Áreas dirigía magistralmente a la tropa con la que conquistó nueve campeonatos, siguen acudiendo al cuadro.

“Es el estadio más antiguo y más grande de Nicaragua, fue conocido como el hipódromo, porque en sus inicios funcionaba como un centro de apuestas de caballos, pero después de tanto tiempo observamos un inmueble que no ha recibido el mantenimiento oportuno”, se quejó don Eduardo López, un fanático del beis.

Paredes sucias, el zinc deteriorado y los servicios higiénicos en mal estado, “son mala imagen”, agregó.

Silvio Pérez, director de Deportes de la Alcaldía y administrador del Estadio de Béisbol de León, “Héroes y Mártires de Septiembre”, con capacidad para albergar a cinco mil fanáticos, reconoce que no se le ha dado el mantenimiento óptimo, debido a la falta de plata.

“El mantenimiento de una unidad deportiva es grande, este estadio fue construido en 1945, es uno de los edificios deportivos más viejos del país, urge de una remodelación que se ajuste a los tiempos modernos”, añadió Pérez tras admitir que los C$15,000 que se asignan para atender todas las necesidades del lugar no son suficientes para cubrir las mejoras que necesita el área de servicios sanitarios, las puertas, el techo, las sillas y las cabinas de transmisión. También las mallas lucen deterioradas.

“Se necesita un mantenimiento de verdad, tanto de la alcaldía como de la junta directiva de la Liga Profesional del Béisbol y del Instituto Nicaragüense de Cultura, INC, que deberían invertir en las mejoras o rehabilitaciones del inmueble; pero aquí no se observa ningún tipo de intervención”, señaló el cronista deportivo Jaime García Castellón, que ha transmitido los principales partidos suscitados en ese estadio.

Según Castellón, las puertas carecen de cerraduras, faltan lámparas, bombillos, accesorios de inodoros, camerinos, además de que los servicios sanitarios carecen de agua potable.

“Solo parchan”

“Lo que han hecho son parches, instalaron 500 láminas de zinc hace tres años, y actualmente tenemos un techo deteriorado y en el invierno todos los visitantes se ven perjudicados”, contó el locutor durante la inspección que se realizó a las cabinas de locución, como parte de los preparativos para el Campeonato Nacional de Béisbol “Germán Pomares Ordóñez”, que inicia el 14 de febrero.

El señor Héctor Salinas Martínez, de 43 años, vendedor de raspados y fanático del equipo de béisbol, opinó que el deterioro del edificio no solo es culpa de los funcionarios, sino de la misma fanaticada, que rompe las mallas o cedazos, se sube a los asientos, destruyen las puertas y se roban los accesorios de los grifos de los lavamanos e inodoros.

“Hace falta que la administración del estadio invierta más en la vigilancia, que se castigue a las personas que atenten contra el bien privado”, dijo Salinas, quien asiste a los juegos durante la temporada de béisbol.

 

En planes

Según consta en proyectos del gobierno local, existe el interés de ampliar el estadio, hacer graderías en los costados norte y este, para albergar a más personas. También realizan un proyecto de reemplazo del techado de las graderías sol.
Cabe señalar que el ingreso al estadio vale entre C$10 y C$45, que se destinan para sufragar gastos de los distintos equipos; alimentación, avituallamiento, adquisición de bates, manoplas y pelotas.