•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Policía de Chinandega está implementando acciones para frenar el uso de explosivos entre los pescadores artesanales de las zonas costeras de este departamento del Pacífico de Nicaragua, y ya tiene identificados algunos sitios de fabricación de esos artefactos.

El comisionado Luis Alberto Aguirre, jefe departamental de la Dirección de Armas, Explosivos y Municiones, DAEM, en Chinandega, dijo que en coordinación con la Policía de León han detectado dos talleres que serían los principales sitios de elaboración de esas bombas, y podrían ser cerrados una vez que concluyan las investigaciones.

Las investigaciones policiales indican que las bombas son fábricas en 27 talleres de la ciudad de León e introducidas por varios individuos en vehículos particulares y autobuses hasta el interior de la costa de los municipios de Corinto, El Realejo y Puerto Morazán.

El comisionado Aguirre afirmó que han incautado explosivos y remitido a la Fiscalía a comercializadores, los cuales lamentablemente han sido dejados en libertad al vencerse el término de ley, o las acusaciones no han estado bien fundamentadas.

“La bomba artesanal al ser manipulada en el mar daña las algas y los peces pequeños además de ser un atentado contra la integridad física de los pescadores a bordo de sus lanchas”, indicó.

El comisionado Aguirre instó a los pescadores a desistir del uso de bombas, porque constituye un grave riesgo y están expuestos a ser sancionados por la legislación del país.

“Estamos trabajando en nuestro departamento y en la frontera El Guasaule para evitar el trasiego de esos artefactos. Además, con apoyo del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, Marena; del Instituto Nicaragüense de la Pesca y Acuicultura, Inpesca; de la Fuerza Naval y las alcaldías; trabajamos en la sensibilización de los pescadores para que desistan de esa actitud”, expresó.

En aumento

El uso de bombas entre los pescadores de Chinandega ha aumentado sustancialmente, y recientemente cuatro pescadores originarios de Jiquilillo resultaron con quemaduras como consecuencia de un incendio en una lancha, cuando se preparaban para lanzar esos explosivos.

En Corinto, Aserradores, Jiquilillo, Mechapa, Padre Ramos, entre otros sitios costeros, algunos pescadores han quedado mutilados debido a esa mala práctica que daña la fauna marina.

Recientemente, habitantes de Jiquilillo que solicitaron el anonimato, aseguraron que diariamente pescadores artesanales llevan en sus embarcaciones sacos llenos de bombas, situación que los tiene preocupados.