Ernesto García
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Una vez más, Jonathan Zapata Calderón y Karelia del Carmen Castellón, sentenciados a 30 años de prisión por el asesinato del sociólogo Douglas Guerrero, realizan otro intento por salir de la cárcel, esta vez solicitando la extinción de la acción penal por cumplimiento de condena.

La petición fue hecha por los abogados defensores de Zapata y de Castellón, ante la jueza Tercero de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria de la capital, Rosario Gaitán Pavón, quien hizo la audiencia a puerta cerrada y ordenó la expulsión de los periodistas que entraron después de concluida lo que debió haber sido una vista pública.

En respuesta a la petición de los defensores, el abogado Francisco Fletes Largaespada, en representación de los familiares de la víctima, se opuso, manifestando que los condenados todavía no han cumplido con lo establecido por la ley.

Alegan años de más

La abogada Anielka González, defensora de Zapata, sostuvo que su representado tiene 35 años (¿?) de estar en prisión, incluyendo el tiempo laborado en el penal de Tipitapa, adonde ingresó en marzo de 1998 luego del asesinato que conmocionó a la sociedad nicaragüense por la saña con que fue ejecutado.

Mientras que el abogado José Luis González, defensor de Karelia del Carmen Castellón, alegó que su representada tiene a la fecha 31 años y siete meses de efectiva prisión (¿?), incluyendo el tiempo trabajado en la cárcel. Ella también ingresó en el mismo año que Zapata.

Blanca Zapata, hermana de Jonathan Zapata, pidió a los hijos de Guerrero poner en práctica la enseñanza cristiana del perdón. “Si ellos --los hijos de la víctima-- dicen que son cristianos, que perdonen a mi hermano”, imploró la hermana del reo, agregando que su mamá por la situación legal de su consanguíneo ha estado mal de salud.

Con mala conducta

Aunque la abogada de Jonathan Zapata manifestó que su cliente, en 15 años solo ha tenido dos actos de indisciplina, el acusador particular Francisco Fletes demostró lo contrario con la hoja de evaluación emitida por el Sistema Penitenciario Nacional, SPN.

En la referida hoja se menciona que Zapata en dos ocasiones ha sido trasladado de galería por crear conflicto con los otros convictos; en otra ocasión le fueron decomisadas armas cortopunzantes, y también se ha visto involucrado en tráfico de teléfonos celulares.

El hecho más grave en que se ha involucrado Jonathan Zapata, sucedió el 1 de enero de 2013, cuando le fueron incautadas 56 piedras de cocaína, hecho por el cual extrañamente no fue acusado, señaló el abogado Fletes.