elnuevodiario.com.ni
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • EFE

Al menos 1,4 millones de hectáreas del territorio nicaragüense están en riesgo de incendios forestales, especialmente entre noviembre y junio, afirmó hoy el director del Instituto Nacional Forestal (Inafor), William Schwartz, al canal 4 de televisión local, de perfil oficialista.

"La extensión de riesgo que tenemos es más de un millón 400 mil hectáreas", dijo Schwartz, al ser consultado sobre la temporada de incendios forestales, que coincide con la época seca del año.

La cantidad de áreas en riesgo representan el 11 % de la extensión de Nicaragua, calculada en 12,9 millones de hectáreas.

Schwartz mencionó que la principal amenaza de incendios forestales es el avance de la frontera agrícola, puesto que los agricultores acostumbran a quemar áreas de cobertura forestal para dar paso a los cultivos.

El funcionario mencionó este caso como "la razón más grave", aunque también señaló otras, como los recolectores de miel silvestre, cazadores y "los malintencionados".

A esto se suman aspectos naturales, como los fuertes vientos de enero y febrero, que pueden superar los 40 kilómetros por hora, y al hecho de que no habrá fenómeno de El Niño ni de La Niña, que alteran el régimen de lluvias, explicó Schwartz.

Para enfrentar la situación, Nicaragua tiene una estrategia llamada Plan de Prevención y Control de Incendios Forestales, que involucra a unas 14.600 personas a nivel nacional, entre pobladores y servidores públicos, según la fuente.

En 2013 las autoridades reportaron un total de 126 incendios forestales, especialmente en la Región Autónoma Atlántico Norte (RAAN), las Segovias y Occidente, tres de las zonas más boscosas y secas del país.

Schwartz dijo que la cantidad no es comparable con los más de 3.000 incendios que ocurrían hace diez años en una sola temporada.

Roberto Araquistain, viceministro nicaragüense del Ambiente y los Recursos Naturales, aseguró que ya hay estrategias agrícolas para contrarrestar la necesidad de realizar quemas, que consisten en educar a los campesinos sobre medidas alternativas a limpiar las parcelas con fuego. ACAN-EFE