Ernesto García
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Una supervisora de caja de la Dirección General de Aduanas, DGA, se declaró culpable de un peculado de C$2,807.964.34 en perjuicio de esa institución estatal, mientras su jefa inmediata todavía anda huyendo.

Fabiola del Pilar Céspedes Guillén, es la exfuncionaria del DGA que admitió su culpabilidad ante la jueza Segundo de Distrito Penal de Juicio de la capital, Adela Cardoza Bravo.

La admisión de hechos le valió a Céspedes para que la Fiscalía y Procuraduría General de la República, PGR, aceptaran la propuesta de su abogado, Jacinto Miranda, de que sea castigada con la pena mínima de cuatro años de prisión.

Los hechos

Por el peculado descubierto en el nivel central de la DGA en septiembre del 2013, existe orden de captura contra María Ingrid Cuarezma Matamoros, quien era la jefa de Céspedes.

Cuarezma se involucró en el peculado al aceptar de su subordinada C$25,000 para no informar de las irregularidades de Céspedes, refiere la acusación fiscal.

Fabiola Céspedes, al verse descubierta por Cuarezma, en febrero del 2013, le dijo a su jefa que había tomado una cantidad de dinero no establecida, pero que a cambio del silencio le pagaría C$25,000, según el escrito.

De marzo 2013 hasta septiembre del mismo año, cuando se produjo el hallazgo, Cuarezma quedó recibiendo de Céspedes C$25,000, se indica en la acusación.

Es la punta del iceberg

El faltante podría ser mayor, porque según una auditoría que respalda la acusación, la cantidad referida solo se corresponde a un informe preliminar.

De lo recaudado el 30 de agosto del 2013 y del 1 y 2 de septiembre del mismo año no se encontraron las minutas de depósito y tampoco el dinero estaba físicamente en caja, se indica.

Deficiencias “a granel”

“Todas las administraciones de Aduanas presentan deficiencias en los reportes de ingreso, pero en el nivel central existe más inconsistencia”, dice reporte de auditoría.