Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

LEÓN

Por la no comparencia del médico forense, Benito Rafael Lindo, el juicio oral y público, en contra de los cuatro policías procesados por la muerte del adolescente Luis Ángel Miranda Salgado, de 15 años, oriundo del municipio de La Paz Centro, fue suspendida por el juez Douglas Toruño Téllez.

Con la presencia de familiares y amigos del adolescente Miranda Salgado, el juicio se desarrolló con toda normalidad a las diez de la mañana del martes, pero fue suspendido a las 6:15 de la tarde a petición del Fiscal Especial Helton Ortega.

Alrededor de 16 testigos rindieron declaraciones ante el juez Douglas Toruño Téllez, del Juzgado Primero de Distrito Penal de Juicios en León, quien admitió la petición de suspensión y reprogramación del juicio, por la importancia que representa para el Ministerio Publico la comparecencia y declaraciones del médico forense, Benito Rafael Lindo.

Bajo un estricto resguardo policial en las instalaciones del complejo Judicial, se desarrolló el juicio oral y publico en contra de los policías Denis Antonio Cano Sánchez, Norvin Samir Sevilla Hernández, Juan Ramón Briones Hernández y Nedar Antonio Hernández.

Los procesados fueron acusados por la Fiscalía por el supuesto delito de homicidio, allanamiento ilegal y abuso de autoridad, dados los hechos del pasado 14 de septiembre, donde murió el adolescente Miranda Salgado a consecuencia de un disparo realizado por el oficial Cano Sánchez.

La señora Maria Magda García, progenitora del adolescente Miranda Salgado, aseguró que a pesar de los hechos ocurridos, tiene confianza en el juez y en las leyes nicaragüenses.

“Espero que las autoridades judiciales impongan el merecido castigo a los verdaderos culpables de la muerte de mi hijo. Estoy convencida de que los policías van a recibir el castigo que se merecen porque hay suficientes pruebas documentales y testigos, que los incriminan”, aseveró.

Añadió García que la Policía tiene que limpiar el nombre de la institución, ante esos cuatro que lo dejaron por el suelo, junto con la credibilidad seriamente golpeada por los citados hechos.