•   San José  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El oficialista Johnny Araya, del partido derechista en el poder en Costa Rica, encabeza con un 32.9% la elección presidencial, contra el 25.9% del aspirante de centro, Luis Guillermo Solís, lo que apunta a una segunda vuelta, escrutadas el 25% de las mesas electorales.

030214 costa rica

El izquierdista José María Villalta figura en el tercer lugar con 17.7% de los votos. Ninguno de los candidatos supera el 40% requerido para ganar en primera ronda, según los primeros resultados dados a conocer por el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Luis Antonio Sobrado.

Es muy probable que estos comicios, que se vivieron en clima de fiesta, se prolonguen a una segunda ronda, ya que según analistas, ninguno de los candidatos logró el mínimo del 40% de votos válidos.

El oficialista Johnny Araya, alcalde capitalino por más de dos décadas, pugna por un tercer período consecutivo para el Partido Liberación Nacional (PLN), agrupación socialdemócrata que viró a la derecha.

El historiador Luis Guillermo Solís, de 55 años, del Partido Acción Ciudadana (PAC, centro), podría enfrentar a Johnny Araya en una segunda vuelta.

Al votar, Laura Chinchilla pidió a los candidatos que “acepten con respeto el resultado que haya en las urnas”.

El sociólogo Manuel Rojas comentó a la AFP que lo más claro es una segunda vuelta el 6 de abril, dada la atomización de preferencias de los electores.

Corrupción y comunismo

Considerado su gobierno el más impopular de los últimos 20 años, Laura Chinchilla deja al país con un déficit fiscal de 5.4%, una deuda pública de 50% de PIB y el primer lugar en América Latina en crecimiento de la desigualdad en 2013.

Araya trató de distanciarse de las críticas contra la gestión de Chinchilla, envuelto en escándalos de corrupción, prometiendo reactivar la economía y reducir la pobreza, estancada en el 20% desde hace dos décadas.

“Cualquiera que gane encabezará un gobierno débil. No podrá gobernar solo con su partido, como ha sido la tónica”, comentó Rojas.

 

Los retos

Al próximo presidente, que asumirá el 8 de mayo en Costa Rica, le tocará un Congreso variopinto y mayoritariamente de oposición, por lo que “necesitará un talante negociador”, afirmó el sociólogo Manuel Rojas.

Unos 3,500 policías, en un país sin ejército, resguardaron la jornada en unos comicios en los que por primera vez se puede votar en el exterior.