•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los pobladores de la Villa 15 de Julio, del municipio de Chinandega finalmente ganaron su batalla por el agua. Les costó 15 años de gestión y varias protestas; la última fue el lunes, sobre la Carretera Panamericana, donde permanecieron cinco horas hasta que las autoridades aprobaron su demanda.

Según el anuncio hecho por el secretario político José Manuel Espinoza, y por Emigdia Ferrufino, delegada de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, el lugar cuenta con tubería, tanque de abastecimiento, y lo único que se necesita para llevarles el agua es instalar la energía.

La promesa es que para el 11 de febrero, los 18 mil habitantes de la Villa 15 de Julio y de sectores vecinos como San Juan de Las Pencas, Las Veinte, El Higueral y San Lucas, recibirán agua potable en sus casas.

“Sufren” por agua

Los reclamantes expresaron que se mantendrán atentos al cumplimiento de la promesa, de lo contrario advirtieron que retomarán la protesta.

Según los reclamantes, una vez a la semana Enacal envía una cisterna con agua para toda la comunidad, pero señalan que esta es insuficiente y de mala calidad.

“Decimos protestar con la paralización del transporte, porque es demasiado lo que hemos sufrido, muchas personas están muriendo por insuficiencia renal crónica debido a que no consumen agua”, expresó el poblador Evaristo Ramírez.

“Tengo 31 años de edad y 15 de no ingerir agua de las llaves (grifos), aquí nos enfermamos por el agua que nos traen, esto es inhumano”, agregó Ángela Rosa Cáceres.