•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El precio del café arábigo cerró ayer en US$137.95 el quintal en la Bolsa de Nueva York, el precio más alto que ha alcanzado desde mayo pasado ese rubro, uno de los más importantes para Nicaragua, y que genera 300,000 empleos.

050214 cafeEl alza está relacionada con el tiempo inusualmente seco que sufre Brasil, primer productor y exportador mundial. La situación, explicaron ayer los expertos, podría perjudicar la próxima cosecha del rojito.

“Es buenísimo para los productores y también para la banca, porque están viendo que es cierto que bajó hasta los US$105, pero está habiendo un repunte en las últimas dos semanas, que es un beneficio para todos”, declaró Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic.

“La banca va a ver que los productores podrán salir adelante el año que viene y van a poder hacerle frente a cualquier reestructuración de deudas”,  agregó Healy.

La caída y el repunte

En efecto, en octubre de 2013 el precio del café era de US$105 por quintal, lo que afligió a los productores locales, que ya enfrentan la plaga de la Roya.

El café es uno de los principales rubros de exportación de Nicaragua, pero el año pasado se ubicó en tercer lugar, desplazado por el oro y por la carne de bovino, según el Centro de Trámites de las Exportaciones, Cetrex.

Este año, el café es el cuarto producto de exportación, por detrás de la carne, azúcar y oro, de acuerdo con el Cetrex, pero el repunte en su precio internacional ha animado a los productores.

El incremento del precio del grano de oro asciende a 31% respecto al precio más bajo de los últimos cinco meses, y de 9.9% respecto al precio alcanzado hace una semana, cuando cerró en la Bolsa de Nueva York a US$125.47.

Las exportaciones de café nicaragüense tuvieron un mal año en 2013, ya que cayeron en 32% respecto a 2012, al pasar de US$519.2 millones a US$349 millones, en parte por los bajos precios internacionales.

Pérdidas

Aunque Aura Lila Sevilla, presidenta de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa, y secretaria de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua, ANCN, piensa igual que el presidente de Upanic, dijo que en este momento ese incremento no beneficia a los pequeños y medianos productores del país, porque ya recogieron casi toda la cosecha y vendieron el café a menor precio.

“Todos los pequeños y medianos productores, que son prácticamente unos 29,000, hemos vendido con un precio promedio de C$1,000 el quintal de pergamino. El pequeño productor tiene que vender para pagar la comida... Esos precios ya nosotros no los logramos”, sostuvo Sevilla.

De acuerdo con Sevilla, los productores ya recolectaron el 80% de la cosecha, y en este momento solo falta cortar el grano de las zonas altas, arriba de 1,000 metros, que pretenden terminar en febrero.

“Lo que nosotros aspiramos es que llegue por lo menos a US$140, porque nosotros pasamos terciando con los beneficios y exportadores todos los días para ver cuánto nos suben”, aseguró.

El cultivo de café genera unos 300,000 empleos directos e indirectos, es decir, 53% del total del empleo del sector agropecuario, y el 14% del total de empleos del país, según fuentes oficiales.

Ese sector está compuesto por 44,519 productores y productoras, de los cuales 18,640 tienen como máximo cinco manzanas de tierras, de las más de 180,000 manzanas que se cultivan en el país.

Menor producción

Sumado a la caída de los precios del café en el mercado internacional, está una menor producción del grano, a causa de la plaga de la Roya y de otras enfermedades, lo que mantiene en una difícil situación a pequeños y a medianos productores.

Según un informe de la organización Acción Contra el Hambre, la Roya amenaza a las familias de cortadores con pérdidas de hasta US$13 millones.

Además, según el mismo estudio, la pérdida en empleos podría ascender a 90,000.

 

Verano más fuerte

“El fuerte aumento de los precios se debe a uno de los veranos (australes) más calurosos y secos que Brasil recuerda. Algunas partes del país han registrado las lluvias más escasas desde 1940”, explicó a la AFP Edward George, director de investigación de materias primas alimentarias en Ecobank.

El estado brasileño de Minas Gerais (sureste), donde están la mayoría de los cultivos cafetaleros del país, se vio afectado por este tiempo anormalmente seco, justo en plena maduración de los frutos, que se cosecharán a partir de abril.

“Las previsiones optimistas de una cosecha (brasileña) de 60 millones de sacos (de 60 kilos) serán difícilmente alcanzables a menos que el tiempo cambie pronto”, advirtieron los economistas de Commerzbank.

 

 

Leer más: Bajos precios hunden más al café

Leer más: El cacao, estrella de 2013, eclipsa al café y al azúcar