María Haydée Brenes
  •  |
  •  |
  • END

La promesa de los nuevos dueños de la tenería La Fuente, antes Reptinic, ubicada en las afueras de Granada, es no contaminar ni afectar el medio ambiente mientras procesan la meta de 200 mil pieles de res anuales.

El gerente general de la tenería La Fuente, René Altamirano, visitó EL NUEVO DIARIO, para dar a conocer que la compañía que representa ha invertido un millón 300 mil dólares en la compra de equipos de alta tecnología que permitirá a la fábrica ser competitiva sin poner en riesgo la calidad ambiental de los granadinos.

En la actualidad, la empresa se encuentra en medio de un proceso administrativo que en junio dio lugar a un cierre temporal emitido por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena) por incumplimiento de recomendaciones brindadas.

“Nosotros estamos de acuerdo con las recomendaciones brindadas por el Marena, incluso las sobrecumpliremos, porque estamos trabajando con el Centro de Producción más Limpia, en un proceso mucho más amplio que las recomendaciones, es decir, pese a no estar operando estamos conscientes del pasivo ambiental que dejó la anterior administración”, dijo el señor Altamirano.

“Reconocemos que el Marena cumplió con su deber. Ahora lo que solicitamos es que nos permitan iniciar con la remediación de daños, remover ripios de cuero que son criadero de vectores y sacar el lodo de las pilas de almacenamiento para impermeabilizarlas”, afirmó el señor Altamirano.

Una de las novedades de la remozada tenería es que el agua será reutilizada en un 85 por ciento, pues el quince por ciento se pierde al ser absorbido por las pieles en el proceso y por evaporación en el proceso de reutilización; el proceso que antes duraba un mes ahora se llevará apenas 15 minutos.

“Para curtir las pieles se usaba un cromo pesado, pero nosotros usaremos uno menos dañino que tiene la ventaja de que se puede reutilizar en el proceso también; es la misma tecnología que se usa en las curtiembres costarricenses que han sido reconocidas a nivel internacional”, expresó el gerente de La Fuente.


Demanda insatisfecha
El señor Altamirano manifestó que los habitantes de poblados cercanos a la tenería demandan empleos, y que ellos han conservado a los anteriores empleados de Reptinic, pero que ya han iniciado conversaciones con una empresa canadiense para que se instale en el país, lo cual generaría 400 plazas más.

“Hay demanda de empleo y demanda de cueros, porque en Nicaragua sólo tres tenerías operan y no pueden trabajar las 80 mil pieles mensuales que genera el país. A lo sumo, pueden con 20 mil, y las demás son saladas para exportarlas a Costa Rica y a otros países de la región para ser procesadas. Hay urgencia de parte de los mil 500 artesanos del cuero que están agremiados en el país, que no cuentan con el suficiente material para la temporada de diciembre, que, dicho sea de paso, es la mejor del año”, concluyó.