•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Nicaragua, uno de los países más pobres de América Latina, no tiene la capacidad para atender todos los casos de insuficiencia renal crónica, dijo hoy Ramón Vanegas, director de la clínica de Hemodiálisis en Managua.

Vanegas, quien este miércoles celebró el primer aniversario de esa clínica, explicó que los casos de insuficiencia renal crónica ocurren “en todas partes del mundo, pero sobre todo en nuestros países que somos pobres, donde la demanda rebasa la oferta de servicios”.

El médico resaltó que es importante prevenir esa enfermedad y advirtió que se requiere de considerables “recursos económicos” para atender ese mal.

“Ahí viene una alternativa como es el tratamiento preventivo, que es el abordaje adecuado en las primeras etapas de la enfermedad para que ayude a retardar el proceso”, agregó.