•  |
  •  |
  • END

Corresponsal Costa Rica

La coalición de organizaciones feministas en Costa Rica coincidió en que al Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, le debe de “doler” que organizaciones de izquierda sean las que le están cuestionado su actuar en contra de Organismos no Gubernamentales (ONG) y movimientos de mujeres.

Expresaron que la única forma para que en Nicaragua no se consolide una dictadura es a través de la presión internacional, y que una muestra de eso es que esa presión “ya ha hecho mella” en el presidente Ortega, al presentarse “conciliador” el día martes en una reunión que sostuvo con ONG en Managua.

“Organizaciones de izquierda son las que se han pronunciado en contra de la persecución, acoso y amenazas de muerte, a que son sometidas nuestras compañeras. Esa presencia le debe doler, porque quienes apoyaron la revolución hoy lo están desenmascarando. Son perversos”, expuso en conferencia de prensa la presidenta del el Centro Feminista de Información y Acción (Cefemina), Ana Carcedo.

“En Costa Rica es difícil hacer cuestionamientos contra Ortega, sin embargo, hemos hecho comunicados y marchas y las respuestas han sido positivas a través de diversas cartas y correos que hemos recibido. Entregamos carta a la presidente de Chile, Michelle Bachelet, ahora que estuvo de visita”, agregó.

Informó que la siguiente etapa es solicitar al gobierno costarricense y a la Cancillería que declaren non grata la presencia de Ortega, así como seguir apoyando los esfuerzos internacionales de presión a su gobierno.

En tanto, Ana Hernández, de la Alianza de Mujeres, reiteró que las mujeres en Nicaragua son objeto de persecución por venganza, porque apoyaron a Zoilamérica Narváez, y que el acoso en contra del Movimiento Autónomo de Mujeres no es de ahora sino desde la década de los 90, cuando Ortega buscó cómo impedir que se expresaran.


“Nicaragua nos duele”

“Está repitiendo conductas de dictador, persiguiendo a mujeres, amenazando a sus hijos. Reproduce políticas sólo para beneficiar adeptos. Nicaragua nos toca el corazón porque muchas de nosotros peleamos por la revolución sandinista, alguna hasta fallecieron. Nuestras casas las usaron para la lucha, ayudamos a recolectar ayuda para la guerrilla”, añadió.

Comentó que se “energizaron” de la revolución y que “duele” ver cómo se dice que la “revolución continúa”.

Por su parte, Ana Rosa Ruiz, del Programa de Equidad, preguntó que cuál es el temor que le tienen (en la Embajada de Nicaragua) de recibir una carta o de dialogar.

En la conferencia, además, anunciaron que la presencia del presidente Ortega en la Cumbre Iberoamericana, en El Salvador, será repudiada, y como anticipo se colocó un enorme rótulo en la carretera que va del aeropuerto a la ciudad de San Salvador, donde se evidencia los reclamos.

“Todas las organizaciones feministas en El Salvador, incluyendo las del FMLN, están en la lucha, y eso debe de dolerle a Ortega. Lo recibirá un enorme cartel donde se refleja la protesta y la inconformidad de su presencia en el país. Ya las organizaciones salvadoreñas presentaron ante el Congreso y la Cancillería que se le declare non grato”, expuso Ana Carcedo.

lmendoza@elnuevodiario.com.ni