•  |
  •  |
  • END

Como depredadores fueron calificados por los ambientalistas los diputados de la Asamblea Nacional, que faltando a la veda indefinida de la tortuga consumieron a diestra y siniestra huevos de paslama, en el almuerzo que degustaron después de la sesión especial en León, por el 150 aniversario de la Purísima, el pasado martes.

Rafael Estrada, Director de Gestión Ciudadana y Ambiental del Club de Jóvenes Ambientalistas (CJA), expresó que el consumo de huevos de tortuga fue una demostración de falta de conocimientos y poca importancia al medio ambiente de parte de los legisladores.

Es imposible, destacó Estrada, que no sepan que todos las especies de tortugas marinas se encuentran en peligro de extinción, y que las probabilidades de que sobrevivan están en dependencia del cambio de comportamiento del ser humano sobre ellas y sus ecosistemas.

“Todos nosotros los nicaragüenses debemos valorar que las tortugas son elemento muy valioso de nuestro patrimonio nacional, cinco de siete especies de tortugas marinas que existen en el planeta visitan nuestras costas, poseemos dos de las siete playas en el mundo donde depositan sus huevos eso es un privilegio que nos compromete a ser más cuidadosos con ellas”, afirmo Estrada.

¿Y el ejemplo?

Por su parte Amado Ordóñez, Director del Centro Humboldt, explicó que las vedas se establecen cuando las especies están pasando por un período crítico y hay mucha presión sobre ellas, lo que impide su reproducción, razón por la cual nadie puede estar por encima de la ley.

El Marena, la población y las autoridades deben ajustarse a la veda, enfatizo Ordóñez. Mientras la normativa se mantenga y los estudios indiquen que es crítico no respetar la veda nadie debe estar sobre la ley.

“Esto es un asunto ético y moral. No podemos ampararnos en la inmunidad para irrespetar la ley, y los diputados deben ser los primeros en respetar el marco legal. Si ellos que hacen las leyes no dan el ejemplo, no podemos aspirar a que la población en general lo haga; además, su actitud no incentiva que el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena) esté preocupado por el período de veda cuando hay un sector de la población que no la cumple descaradamente, y son ellos”, dijo Ordóñez.

Es importante destacar que la tortuga paslama (Lepidochelys olivacea) está incluida en el apéndice uno de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna (Cites), el cual está reservado para las especies en peligro de extinción, las cuales no pueden ser comercializadas y sólo se pueden sacar de su hábitat para la investigación científica.

“No me defienda, compadre”

El diputado Wilfredo Navarro, que aparece en las fotografías comiendo felizmente los huevos de paslama, fue quien en octubre de 2005 presentó ante la Primera Secretaría de la Asamblea Nacional la propuesta de "Ley de Protección de los Animales Domésticos y Fauna Silvestre en su Ecosistema”.

Al parecer, mientras comía, el diputado Navarro olvidó que en la exposición de motivos de dicha ley señaló que “los seres racionales estamos obligados a evitar no sólo su extinción, sino también todo maltrato a los únicos seres de la creación que se mueven por sí mismos, como nosotros”.

La licenciada Ericka Avilés, Directora de Asesoría Legal del Marena, expresó que investigarán el caso y aplicarán las sanciones correspondientes en la vía administrativa.

“Nuestro trabajo es en la vía administrativa, será la Fiscalía Ambiental a quien apoyaremos para que se sancione a las personas que infrinjan la ley, y paguen las consecuencias derivadas de su delito”, dijo Avilés.

Por favor, no coma huevos

La bióloga Luvy Villalobos, especialista en Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Universidad Nacional Agraria (UNA), explicó que las tortugas se aparean una vez al año y nadan distancias inimaginables para desovar, pues estudios han demostrado que tortugas que desovan en las playas La Flor y Chococente en Nicaragua viajan desde Ecuador.

“Ellas pasan múltiples dificultades, sólo el 3 por ciento de los tortuguillos que eclosionan en las playas llega a la edad adulta y puede continuar reproduciéndose, cuando las tortugas desovan, lloran en medio del trance, sin tener manos, con sus aletas hacen nidos de 50 centímetros de profundidad para que sus huevos estén protegidos, son animales maravillosos que tienen un rol en la naturaleza, no podemos por esa razón acabar con ellos, debemos ser sensibles, están desapareciendo”, dijo la bióloga.

Flora y Fauna Internacional, junto a Marena, realizó la semana pasada visitas a los mercados para sensibilizar a los comerciantes sobre la importancia de no consumir huevos de tortuga, al parecer deberán visitar la Asamblea Nacional para que la campaña sea exitosa.