•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La ecuación es difícil para los maestros de Nicaragua. Tienen la responsabilidad de ofrecer educación de calidad a 1.6 millones de alumnos a cambio de los salarios más bajos en Centroamérica. Reyna Isabel López Sánchez, con 28 años de experiencia en el magisterio, advierte que en las manos de los docentes está el futuro del país.

La maestra Reyna Isabel López hace un contraste entre las dificultades que había antes para seguir estudiando después del bachillerato, y los estímulos que hoy existen para alcanzar un mejor nivel educativo.

 

¿Cómo ha cambiado la educación desde que se inició en el magisterio hasta hoy?

Antes no se hacía mucho énfasis en los estudios, el joven se iba al campo y no estudiaba, pero hoy tiene que tecnificarse. Hoy se le da la oportunidad al muchacho de que se bachillere, de que estudie una profesión o un oficio.

 

¿Hay facilidades para que los padres manden a los niños al colegio?

Sí, ha habido cambios estructurales, y al maestro se le está dotando de la parte metodológica, que es fundamental. Pero todo esto tiene que articularse con el deseo de querer ser docente, porque todo el mundo puede estudiar para ser docente, pero ser docente y darse a sus alumnos es algo de vocación. El Gobierno u otras instituciones pueden tener maravillas de programas, pero si el docente no está cambiante, si no tiene actitudes positivas hacia el nuevo mundo, no podrá compaginar con esos programas.

Ahora yo debo construir el conocimiento con el estudiante, ser un facilitador y prepararlo para que sea un investigador de su propia realidad, un ser pensante y crítico.

 

¿Qué tanto ha cambiado esa visión de imposición en los docentes?

Hay una buena aceptación de ese cambio porque ese es el enfoque del actual currículo, y se hacen diversos trabajos con los que se motiva al maestro a que debe tomar esas actitudes, porque no puede ser que el alumno venga más dotado de conocimientos y que el maestro se quede atrás.

 

Para eso el docente necesita determinada formación, ¿se le ofrece?

Sí, el año pasado el Mined implementó el diplomado de fortalecimiento de la calidad de la educación, y todos los maestros se entregaron. Yo tuve la oportunidad de llevarlo en mi municipio, y ahí la delegación del Mined, la dirección del colegio y los mismos maestros han cumplido con hacer énfasis en el seguimiento detallado al estudiante.

 

¿Son suficientes esos espacios de formación continua?

Hay aspectos que no se están cubriendo. Por ejemplo, el Mined debería enfocarse en la formación en informática, porque muchos docentes no estamos capacitados en la informática como herramienta sustancial. También es necesario que el Mined evalúe el desarrollo de los docentes luego de esas capacitaciones.

 

¿De qué depende el éxito de un docente en el proceso de enseñanza-aprendizaje?

De tres aspectos muy importantes. Primero, el docente debe explorar lo que el niño sabe a través de una prueba diagnóstica, eso le permite conocer qué tipo de estudiante tiene al iniciar un año lectivo, un contenido o una unidad; luego, ver cómo va a ejecutar su plan de clase, determinando qué, cómo y para qué lo voy a enseñar, y cuál es el resultado esperado; y, finalmente, cómo voy a evaluar, si es para que me den un 100 y me digan que soy el mejor maestro o para ver cuánto en realidad mi alumno aprendió, cuánto yo le facilité.

 

¿Qué les exige el actual currículo a los docentes?

El docente debe estar capacitado en las metodologías de enseñanza y ser una persona anuente a estarse documentando e interactuando con la sociedad, porque el nuevo currículo exige que seamos educadores en todos los aspectos: en la escuela, en la familia, en la comunidad.

 

¿Qué dificultades tienen los docentes para cumplir con eso?

Existen muchos docentes que dicen: ‘¿Para qué voy a hacer tanto si lo mismo me pagan?’. El salario no compensa todo lo que tiene que hacer el docente, aun cuando es la parte más importante en un país, porque en sus manos pasa desde un mecánico hasta un presidente. El salario es algo fundamental en la vida de un profesional, no podés vivir con C$8,000, menos con C$5,900, cuando tenés que pagar luz, agua y colegio de tus hijos. Es fundamental dotar al maestro de herramientas para su proceso de trabajo.

 

¿Cuál es el principal reto que tiene un docente en el aula?

Atender desde el niño que hoy no trajo el lápiz hasta el alumno que no trajo la tarea. El docente no tiene un solo reto, sino muchos, atender todas las necesidades de los niños, y va a depender de su habilidad para que el contenido que imparte satisfaga las necesidades de los estudiantes.

 

¿Tienen las herramientas necesarias para lidiar con todos esos retos?

Todo depende del diagnóstico y de la evaluación que haga el docente. Yo traigo mi plan de clase, pero puede que en el trayecto algo suceda y yo debo adecuarme a eso.

 

¿Hasta qué punto afecta la educación el que los padres no se involucren?

Va quedando el vacío de que su padre o su madre no estuvo en ese momento de necesidad cuando quería que lo asistiera en determinado trabajo o clase, entonces piensa: ‘Mi mamá no se preocupa, ¿por qué yo me voy preocupar?’.


Docente por vocación

Reyna Isabel López Sánchez, originaria del municipio de La Concepción, departamento de Masaya, graduada de la Escuela Normal de Jinotepe “Ricardo Morales Avilés” en 1986, asegura que ser docente la ha ayudado a ser mejor ser humano.

En los últimos 28 años ha impartido clases en preescolar, primaria y secundaria, y ha ejercido como subdirectora en centros privados. Actualmente es docente en la Escuela Normal María Mazzarello, en Managua.