Janeth Oporta Vásquez
  •   Nueva Guinea, RAAS  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Escuché tres disparos y corrí hacia adentro para proteger a mi niña”, narró Esmeralda Sánchez, amiga y vecina de Rosibel Guerrero, quien ayer fue asesinada a tiros por su exmarido, Benecio Esteban González, quien luego se disparó en la cabeza y falleció horas después.

Una de las balas que atravesó la cabeza de Rosibel Guerrero impactó en la mandíbula a la hija de la víctima, Jessica María Guerrero, de doce años, quien está en estado delicado, según confirmaron las autoridades médicas del Hospital Asunción, de Juigalpa.

Rosibel Guerrero se convirtió ayer en la tercera víctima de femicidio en Nueva Guinea. Ese mal dejó el año pasado en Nicaragua a 65 mujeres muertas, de acuerdo con cifras oficiales.

Vivía calvario

En Nueva Guinea, otra vecina de Rosibel Guerrero sostuvo que la ahora difunta vivía “un calvario” con González, un hombre al que calificó como violento y quien una vez “le quemó toda la ropa” a la víctima.

Explicó que aunque Rosibel no le tuvo hijos a González, los cuatro meses que convivieron fueron de tristezas, porque este tomaba licor.

“Si lo hubiese denunciado, tal vez hubiese evitado el hecho de sangre”, agregó la mujer que solo se identificó como Lizbeth del Socorro.

El femicidio seguido de suicidio ocurrió como a las 9:00 am de este martes, en la Zona 5 de Nueva Guinea.

Agonía

La noticia del crimen corrió como reguero de pólvora. Cuando la Policía llegó al lugar encontraron a la mujer tirada en la entrada de su casa y a pocos metros estaba el femicida.

González, quien se disparó en el cráneo, fue trasladado al Hospital “Jacinto Hernández”, de Nueva Guinea, pero luego fue transferido al de Juigalpa, Chontales, donde permanecía en estado agónico, aunque ya había sido declarada la muerte cerebral.

Ley

En Nicaragua existe una ley que castiga la violencia contra las mujeres, aprobada en 2011.

El año pasado, no obstante, la Asamblea Nacional reformó esa ley, para admitir la mediación entre las víctimas y sus agresores cuando los casos se consideren “menos graves”.

La reforma a la ley se publicó en enero en La Gaceta.

 

“Cuando llegamos a la escena, el hombre aún tenía el revólver en la mano”

Comisionado Ramón Castillo

Jefe PN-Nueva Guinea