•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La presencia significativa de Pequeñas y Medianas Empresas, Pymes, informales de Nicaragua, son un “lastre” para el crecimiento de la economía, y, por lo tanto, estas deben formalizarse para poder ofrecer un empleo más atractivo y con mejores salarios.

Augusto de la Torre, economista jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, BM, señaló que otra de las debilidades de Nicaragua es que las empresas grandes no están ofreciendo un empleo atractivo, lo que incentiva el rápido crecimiento de pymes en el sector informal.

“La presencia muy grande de empresas informales es un lastre para el crecimiento de la economía (de Nicaragua), y hemos notado que la falta de crecimiento en las empresas grandes es la que genera la informalidad, por lo tanto es necesario la formalización de estas pymes acompañada de la innovación”, indicó De la Torre, durante la presentación ante empresarios y funcionarios de Gobierno del informe “El emprendimiento en América Latina: muchas empresas y poca innovación”.

Desplazar lo informal

El alto funcionario del organismo financiero internacional manifestó que en la medida en que las empresas grandes creen y ofrezcan empleos de calidad, en esa medida la informalidad irá desapareciendo, aunque eso dependerá de “las políticas públicas que ejecute el Gobierno”.

 

En Nicaragua, según datos oficiales, existen alrededor de 500,000 microempresas en el sector informal, y alrededor de 155,000 dentro del sector formal, las cuales emplean a unas 260,000 familias, aportan el 40% del PIB, y el 70% de los puestos laborales, y los principales problemas que enfrentan tienen que ver con el acceso al financiamiento.

Pequeños empleadores

De acuerdo con el informe del BM, uno de cada tres trabajadores en la región es autónomo o es un pequeño empleador del sector informal.

“El hecho de que existen tantas empresas pequeñas puede ser el síntoma de un desequilibrio dañino, demasiadas firmas con poco potencial de crecimiento y una escasez de emprendedores que son esenciales para la generación de puestos de trabajo de calidad”, señaló De la Torre.

El funcionario indicó que es necesario que las empresas inviertan más en innovación y registro de patentes. “La región va a la zaga en términos de registro de patentes. En países como Bolivia, El Salvador y Honduras, por ejemplo, el número de patentes por millón de habitantes es menor a uno”, explicó.

 

Agro puede ser el mejor

El economista principal del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Augusto de la Torre, dijo que Nicaragua tiene una capacidad considerable para desarrollar su sector agropecuario y convertirlo en el mejor de la región.

“De toda Centroamérica, Nicaragua es el país con el mayor potencial en el sector agropecuario, y con un posible futuro muy próspero…, lo único que tienen que hacer es dar un salto hacia la modernización mediante la innovación”, señaló.

El economista indicó que ese es el sector que el Gobierno debería de priorizar a través de un enfoque especial en sus políticas públicas.

 

 

"Ahora los tomadores de decisiones de la región son mucho más capaces de centrar recursos para fomentar el crecimiento".

Augusto de la Torre,
economista, BM.