•   Los Cerritos, Darío, Matagalpa  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los Cerritos es una comunidad ubicada en las cimas de los cerros del municipio de Darío, al oeste de la ciudad donde nació el poeta Rubén Darío. En ese lugar árido, lleno de piedras, de secos pastizales, y donde hay una marcada escasez de agua, vive María Jesús Velásquez, quien a sus 90 años ve por primera vez una instalación de agua potable en el patio de su casa.

“Tengo 90 años, y desde muy chavala mi mamá me llevaba a halar agua por esos guindos, eran cuatro leguas y media (unos 12 kilómetros), solo para llegar a donde había agua, luego después de lavar y bañarse”.

Cuenta que regresaban casi al medio día, “era triste (y era) tanto el sacrificio que mi mamá se quebró un brazo cuando venía con unos cumbos llenos de agua, pero siempre me decía: ‘Algún día vamos a tener agua potable’. Murió a los 85 años, con la esperanza de que íbamos a tener agua”, recuerda.

Generaciones

Con la voz quebrantada por su edad, María Jesús Velásquez dijo que pasaron 90 años de su vida, y que durante la mayoría de ellos haló agua, pero al final vio el sueño de su madre hecho realidad.

Velásquez tuvo seis hijos y todos halaron agua. Ellos también llevaron a sus hijos a halar agua, “por eso agradezco a Dios y a quienes financiaron el proyecto, porque ahora podrán tomar agua limpia”

15 años tocando puertas

La comunidad Los Cerritos vio cumplidos sus sueños de tener agua potable y limpia, al inaugurar el proyecto ejecutado por el organismo El Porvenir, financiado por el Club Rotario Internacional, el cual benefició a la comunidad que por más de 15 años estuvo tocando puertas en varios organismos.

El Porvenir los ayudó para instalar más de cuatro kilómetros de tubería para llevar el agua a quienes tenían que madrugar para recoger un poco del líquido para cocinar los alimentos.

Las mujeres, niños y niñas eran los más perjudicados por la falta del vital líquido, debido a que eran ellos los que tenían que madrugar a buscar el agua, ya que los maridos salían a veces a trabajar sin tomar café, pero ahora toda esa odisea ha terminado.

4 kilómetros de tubería

Claudio Gutiérrez Valle, coordinador de la comunidad, señaló que día a día las esperanzan de tener agua en sus hogares se hacía más difícil, ya que habían cavado 13 pozos de forma manual, y tres con máquinas perforadoras y no hallaban agua por ningún lado, hasta que les dijeron que solo podían llevar el agua por tubería, pero eran cuatro kilómetros 200 metros los que había que zanjear entre piedras y lodo, y que era un proyecto caro, por lo que después de hallar quién los financiara, hombres, mujeres y hasta niños trabajaron por dos meses consecutivos, hasta que dejaron el proyecto concluido y con las tomas en cada una de las casas, por lo que todo el sufrimiento por falta de agua había llegado a su final, aseguró.

Aguas contaminadas

Ana Sequeira Ruiz y Anabel Mendoza Gutiérrez señalaron que pasaron muchas calamidades para llevar el agua a las casas, caminaban hasta el lugar que le decían El Saltón, y subían cerros, y durante la estación lluviosa era peor por los lodazales.

Con los baldes llenos de agua en la cabeza tenían que descansar hasta tres veces para poder llegar a su casa, aseguraron que se contaminó el agua de Tutumbla, de donde la traían, y se tuvieron que trasladar hasta El Cestejo, ya que se dio un brote de cólera por tomar el agua contaminada, y les prohibieron tomar de ese lugar.

Se quebraron las tinajas

“Era tanta la pobreza que no podíamos comprar un bidón, por lo que con unos ahorros compré dos tinajas, y cuál es mi tristeza cuando se le quebraron a mi marido. Ese día hasta lloré”, aseguró Anabel Mendoza.

Los representantes del Club Rotario Internacional, quienes viajaron desde Colorado, Estados Unidos, para estar en Los Cerritos en la inauguración del proyecto --John y Lenna Kottke, expresidentes de dicha organización--, señalaron sentirse satisfechos porque están apoyando a quien lo necesita, pero además están trabajando por la paz en el mundo.

 

El Porvenir

US$49,504 para letrinas en Chagüitillo, en Sébaco, y agua potable en Los Cerritos

23 años ha trabajado El Porvenir en la zona

150 comunidades

7,177 viviendas atendidas

38,280 personas beneficiadas

34,222 beneficiadas con agua potable

83 CAPS

7,199 beneficiados con saneamiento

90% de cobertura de agua