•  |
  •  |
  • END

La gritería inició ayer para los habitantes de los barrios aledaños a los ministerios de Defensa, de Minas y de Energía, ya que fueron invitados por los Consejos del Poder Ciudadano (CPC) a la celebración de la Purísima de esas instituciones del Estado.

La Secretaria Ejecutiva del Ministerio de Defensa, Ruth Tapia, admitió ayer que los CPC invitaron a un total de 900 personas, y se gastaron unos 17 mil córdobas en “gorras”.

“Nosotros recogimos entre los trabajadores y una parte puso el Ministerio”, agregó.

La Purísima se celebró en la calle, resguardada por miembros de la Policía y del Ejército, y como suele suceder cuando la gente llega por lo que van a dar y no por devoción, al momento de la repartidera los participantes dieron la espalda a la Virgen y se volcaron hacia la minicanasta básica que se estaba entregando.

“Se les dio arroz, frijoles, aceite, y a los niños se les dio caramelos y vasitos…”, explicó Tapia.

Las monjas de la congregación religiosas Lumen Christi (Luz de Cristo), que eran las encargadas del rezo de la novena, en varias ocasiones llamaron al orden, pero los pobladores hicieron caso omiso. Así que la Purísima concluyó antes del “Alabado”.

Finalmente, Tapia defendió la participación de los CPC en la Purísima. “Bueno, si el pueblo es parte de este gobierno, y el gobierno es parte de este pueblo, yo creo que es importante continuar con la tradición si ya la tenemos, siempre nos van a criticar, si no las hacemos es que somos ateos”.

¿Estado laico?

“Nicaragua es un Estado laico según el artículo 14 de la Constitución Política de la República, pero esta separación no se respeta por los gobiernos que buscan simpatía de un amplio sector religioso de la población”, expresó Gonzalo Carrión, director jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.

Señaló que a pesar de estar bajo un gobierno que en los ochenta tuvo una fuerte separación de los líderes religiosos, en la actualidad hay una intensificación por lucirse ante el pueblo católico.

“Una cosa es respeto y otra involucrarse directamente. Eso violenta el estatuto constitucional y es una violación a los derechos religiosos de los no católicos, también consignados en la Carta Magna”, dijo Carrión.

Reiteró que cuando se imponen bendiciones en inauguraciones, misas como eventos del Estado o se disponga en personajes religiosos la suerte del país, se violenta el Estado de derecho laico.

Por su parte, Omar Cabezas, Procurador de Derechos Humanos, consideró que celebrar eventos religiosos con el respaldo del Estado es tan sólo un resguardo a la cultura popular, recordando el apoyo del gobierno municipal a la bajada de Santo Domingo o las fiestas de San Jerónimo.

Sixto Ulloa, Procurador Especial de Participación Ciudadana, también no encontró mucha gravedad en la situación, comentando que los católicos no son los únicos en encontrar apoyo del gobierno para sus celebraciones.

“Si se interpreta desde un punto de vista político, pues podría ser… pero también no siento que se esté violentando el Estado laico, pues hay plena libertad religiosa, y si los evangélicos solicitan ayuda gubernamental, también encuentran respuesta”.

Contralores “pasan de noche”

Los contralores colegiados no ven problemas en el hecho que los Consejos del Poder Ciudadano (CPC) estén organizando las Purísimas en el Estado y que se haya dispuesto abrir las puertas para que en ellas participe toda la población, en una especie de “Gritería” diaria que se llevara en cada barrio o sitio en el que haya alguna entidad pública.

“La verdad es que no estoy muy enterado del asunto y no creo que se le haga ‘swing’ (se le entre) a eso, porque la verdad es que debe haber contemplado algo en el Convenio Colectivo, y además debe haber presupuesto para eso”, dijo ayer el vicepresidente de la Contraloría, Lino Hernández.

El presidente Daniel Ortega orientó a todas las instituciones del gobierno celebrar la Purísima. El homenaje a la Virgen está calendarizado y abierto al público.

El aliño que ofrecerán a los pobladores las instituciones del Estado es un paquete de productos básicos y una gorra, cuyo costo mínimo se estima en unos 100 córdobas. Según se conoció, algunas instituciones ofrecerán hasta 8 mil 500 paquetes, es decir, unos 850 mil córdobas, sólo en gorras. Sin incluir gastos de decoración, animación y organización del evento.

“El dinero que se está manejando para eso debe estar presupuestado, y nosotros vamos a ver cómo se manejó eso cuando hagamos una auditoría sobre el manejo del presupuesto de todas las instituciones que va a ser financiado por el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), ahí tiene que aparecer reflejado”, dijo el contralor Hernández.