•  |
  •  |
  • END

La acusación internacional que Nicaragua hizo contra algunos embajadores miembros de la Unión Europea durante la XVIII Cumbre Iberoamericana, realizada en San Salvador, cayó como bomba entre las delegaciones diplomáticas de los Estados Miembros Acreditados en Nicaragua, informaron fuentes diplomáticas.

Aunque oficialmente la oficina de la Unión Europea en Managua guardó silencio al respecto, miembros de sedes diplomáticas consultadas al respecto, dijeron que la denuncia de Nicaragua acusando a “algunos embajadores” de prestarse a juegos políticos de partidos de oposición para derrocar y desestabilizar al gobierno de Ortega, es “algo muy grave, cuyas consecuencias no se han medido bien aún”.

“Yo no he visto el documento, sólo leí las noticias y me comentaron algo de El Salvador, pero quiero decirle que la acusación que ahí se hace contra la delegación de los Estados Miembros de la Unión Europea es algo muy grave, cuyas consecuencias no se han medido bien aún”, dijo una fuente diplomática de los Estados Miembros de la citada delegación.


UE en “ejes de confrontación”

Durante la reunión de cancilleres, cita previa a la Cumbre, la embajada de Nicaragua en El Salvador entregó a las delegaciones de 22 estados participantes en el evento, un comunicado donde el gobierno nicaragüense da su propia explicación de eventos políticos internos que han causado manifiestas expresiones de preocupación por la Unión Europea, organismos internacionales de derechos humanos, Departamento de Estado de los Estados Unidos y la organización Amigos de la Carta Democrática Interamericana.

En dicho documento, fechado el 29 de octubre de 2008 en San Salvador, se señala que los argumentos de organizaciones nacionales e internacionales contra algunas medidas del gobierno de Nicaragua, son parte de una orquestación internacional que pretende polarizar las elecciones municipales del 9 de noviembre próximo e incidir, por medio de la “campaña”, en los resultados de los comicios.

En el documento, textual y directamente, la sede diplomática nicaragüense en El Salvador, señala a la Unión Europea de involucrarse abierta o encubiertamente, “en los ejes de confrontación” de los partidos de derecha contra el gobierno de Daniel Ortega.

“Es de sobra conocido el involucramiento de algunos embajadores de la Unión Europea desde la campaña electoral de 2006, actuando de manera abierta o encubierta, alineándose a los ejes de confrontación que la derecha opositora de nuestro país despliega políticamente en contra del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional”, dice una parte del comunicado.


“Chantaje europeo”

“Estos ejes entre otros: la despenalización del aborto terapéutico, como condición para la cooperación, sobre acciones legales alrededor de la investigación de acciones irregulares de ocho Organismos No Gubernamentales (ONG) y su lucha política actuando como partido de oposición. Sería interesante conocer la opinión de la UE sobre las legislaciones en América Latina donde la penalización del aborto es más severa”, reza parte del texto oficial.

“Ese alineamiento se explica por la relación existente entre la única ONG bajo investigación vinculada con una mujer y el director de la misma, el cual forma parte del periodismo establecido”, dice parte del documento, el cual no fue elaborado oficialmente por la Cancillería, según reconocieron funcionarios de esa instancia.

“Todo con el objetivo de dejar la impresión de que debido a esas preocupaciones de la UE y de los autollamados Amigos de la Carta Democrática Interamericana, la ayuda iba a ser retirada al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, y con ello afectar a la población nicaragüense, para desnaturalizar el proceso electoral venidero, utilizando la adjetivación de escenarios como ‘fraude electoral’ que pondría en ‘riesgo’ el proceso político institucional democrático que se vive en Nicaragua”, expone el comunicado, emitido desde la sede diplomática de Nicaragua en San Salvador.


Bomba entre europeos
La representación diplomática está a cargo de Gilda María Bolt González como embajadora. Ella fue juramentada en mayo de 2007 por el canciller Samuel Santos, y en su currículo figura como licenciada en Ciencias Sociales con maestrías y posgrados en Políticas Públicas.

Bolt fue funcionaria de la Contraloría General de la República, y desde 1982 a 1992 fue funcionaria del Departamento de Relaciones Internacionales del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), encargada de promover relaciones partidistas y coordinó Movimientos de Solidaridad con Nicaragua en los años de la guerra.

Según fuentes diplomáticas, la denuncia internacional de Nicaragua, acusando a la Unión Europea de aliarse con partidos políticos para derrocar a un gobierno legítimamente electo “cayó como bomba” entre los embajadores, “porque pensábamos que ya había un acuerdo de comunicarnos directamente las cosas de gobierno a cooperación”.


Plácet en espera
Según las fuentes, los embajadores de las sedes diplomáticas habrían acordado con la Cancillería de Nicaragua establecer canales de comunicación directa para expresar sus preocupaciones, y fue por medio de esa vía que notificaron al canciller Santos su preocupación por las investigaciones y allanamientos a varios ONG, en un comunicado emitido el 22 de octubre.

Después de dicho pronunciamiento, y de moderadas pero críticas expresiones de Santos, el encargado de negocios en Nicaragua de la Unión Europea ratificó con el gobierno de Nicaragua un plan de cooperación por 214 millones de euros (más de 270 millones de dólares), para el período 2007-2013.

Aunque oficialmente la sede diplomática no se ha expresado sobre el tema, individualmente y por separado, varios embajadores reaccionaron molestos por la denuncia internacional de Nicaragua, lo que se suma a otros hechos como la falta de entrega de un plácet de Nicaragua al sustituto de la embajadora Francesca Mosca, jefa de la Delegación de la Comisión Europea para Centroamérica y Panamá, quien concluyó su período en agosto pasado.

A tono con la denuncia del gobierno de Nicaragua en San Salvador, la Cancillería nicaragüense emitió ayer una traducción oficial del comunicado del gobierno de Rusia, lamentando la intervención extranjera en los comicios nacionales y llamando a la Unión Europea y a Estados Unidos a no incidir en las votaciones.

“Nos da una profunda lástima de constatar que se observa el propósito de los Estados Unidos de América y de los países de la Unión Europea de influir sobre los resultados de las próximas elecciones a favor de las fuerzas opositoras al Gobierno del presidente Daniel Ortega Saavedra”, dice oficialmente el comunicado ruso divulgado por la Cancillería nicaragüense.

Leer comunicado de la Embajada de la República de Nicaragua en El Salvador